El Correo Gallego

Portada » Tema del Día  |   RSS - Tema del Día RSS

PASOS CONTRA LA "MARBELLIZACIÓN"

"Lo de los quinientos metros era vox pópuli"

  | 23.11.2006 
A- A+

El gobierno local de A Pobra do Caramiñal respiraba ayer tranquilo. El municipio coruñés es uno de los cuatro (junto a Vilanova de Arousa, Moaña y Vigo) que probablemente no se vean afectados por la restricción de los 500 metros. Los cuatro han hecho los deberes y cuentan con un planeamiento urbanístico en estado avanzado que se prevé se apruebe en los próximos meses. Si la Xunta les da el visto bueno cumplirán con la Lei do Solo de 2002 y podrán edificar en parcelas dentro de la nueva franja, ya que éstas se adecuarán a los requisitos que establece la legislación vigente.

"Estamos contentos de haber pasado todos los trámites", explicaba ayer a EL CORREO el alcalde popular Isaac Maceiras. "Nosotros aprobamos nuestro plan en diciembre de 2005. Sospechábamos que esa medida se iba a tomar, lo de los quinientos metros era vox pópuli". Si finalmente la Xunta aprueba el planeamiento, en A Pobra quedarán incluidas algunas fincas dentro de los 500 metros en las que sí se podrá edificar.

Para la redacción del plan urbanístico fueron necesarios seis años de trabajo. "Tuvimos que adaptarnos a tres leyes diferentes", explica Maceiras. La complejidad de la Lei do Solo hace que muchos ayuntamientos se vean obligados a contratar empresas externas que se lo redacten porque los técnicos municipales no tienen formación suficiente. Para evitarlo, la Xunta prevé la puesta en marcha del Instituto de Estudos do Territorio, que los asesorará.

Ayer, el presidente de la Fegamp, Xosé Crespo, explicaba cuál era, en su opinión, el motivo de que sólo 10 planes urbanísticos (ninguno de ellos del litoral) cumplan la legislación. "Hacer planeamiento en Galicia es una aventura, como Al filo de lo imposible", señaló. Según indicó, primero se topa con la oposición, que usa "el urbanismo como primera forma de erosión del gobierno", y después con la Xunta, que ve el documento que le entrega "como algo pecaminoso". Para Crespo, además, la Lei do Solo es poco "pragmática", sobre todo en el rural.