El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

La ‘Conchi’ está que arde: 30 grados en la sala y los universitarios se asan

Los estudiantes aplauden el horario de 24 horas durante el periodo de exámenes pero critican el intenso calor en la biblioteca // “Es un aunténtico horno”, apuntan

Los universitarios llenan la Biblioteca Concepción Arenal durante las jornadas previas a los exámenes.  - FOTO: Fernando Blanco
Los universitarios llenan la Biblioteca Concepción Arenal durante las jornadas previas a los exámenes. - FOTO: Fernando Blanco

MARTÍN FERNÁNDEZ SANTIAGO  | 11.01.2017 
A- A+

Lunes, 9 de enero. Son más de las diez de la noche. La foto fija en las inmediaciones de la Biblioteca Concepción Arenal recoge un ir y venir de universitarios que cuentan las horas para el inicio del periodo de exámenes, que comenzará el 12 de enero. Es la primera jornada en la que la Conchi abre las 24 horas del día, y son muchos los universitarios que prefieren estudiar de madrugada. “Acabamos de cenar y nos quedaremos hasta las cuatro de la mañana”, afirma Alejandro Varela, estudiante de 2º de Administración y Dirección de Empresas (ADE), que añade que ya en su etapa en el instituto acudía a la Biblioteca Concepción Arenal durante la época de exámenes. “Me gusta estudiar por la noche porque es cuando menos gente hay y se está más tranquilo, ya que durante el día es imposible encontrar un sitio libre”, afirma Alejandro, que se queja del “pésimo sistema de aire acondicionado “de la biblioteca del Campus Sur.
“Cuando está llena, por la tarde, el termómetro sube a 28-29 e incluso 30 grados, y la biblioteca se convierte en un auténtico horno”, apunta Alejandro, que, al igual que su compañero Antonio Gens, por las tardes prefiere ir a estudiar a la biblioteca de la Cidade da Cultura. “Los techos son altos, hay mucha más claridad y no tienes la sensación de estar en una cárcel, tal y como sucede durante el día en la Concepción Arenal”, afirma Antonio, que cursa 1º de ADE en la USC. 

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt