El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

"Una vez rescaté a un grupo de siete personas y la guitarra no paraba de sonar"

El técnico Miguel Mosquera dice que en la época de las grandes fiestas universitarias era habitual la liberación de personas que se quedan encerradas en ascensores // "Lo de la escotilla en el techo sale sólo en las películas", dice

El técnico de ascensores de Enor, Miguel Mosquera - FOTO: J.E.
El técnico de ascensores de Enor, Miguel Mosquera - FOTO: J.E.

J.EIREOS SANTIAGO  | 10.02.2017 
A- A+

El técnico Miguel Mosquera abre la puerta de un inmueble en el que está trabajando. Lleva a cabo la habitual labor de mantenimiento de un ascensor instalado por su compañía (Enor) en un inmueble del barrio de Restollal, en Compostela. "Lo primero que preguntas cuando empiezas a trabajar en esto es dónde y cómo se puede abrir la trampilla del techo", dice. "Pues no existe", sentencia. Así que lo de tratar de salir por el techo de un ascensor es una tarea inútil. "No es como en las películas. Esas escotillas de evacuación sólo se dan en elevadores muy concretos, los de los barcos y ascensores de mucho recorrido. ¿Adónde vas a ir desde el techo de un ascensor?".

Miguel Calvo cuenta alguna experiencia cómica. "En una ocasión liberé una cabina para cuatro en el que había siete personas y una guitarra, y no me digas cómo, que la guitarra estaba sonando. Aquí en Santiago era muy habitual salir para una intervención en días de fiesta universitaria".

El técnico muestra el proceso de apertura manual del ascensor. "En la actualidad estos aparatos sólo abren las puertas una vez que están a la altura, nivelados con la zona de embarque". En este caso, una vez que manipula con sus llaves maestras, el techo del elevador aparece a ras de planta y permite contemplar el mecanismo que mueve el aparato. "Como se puede ver hay unas guías, es similar a la vía de un tren, por ahí va circulando la cabina y los contrapesos". Sus compañeros de empresa Miguel Calvo y Juan Carlos Sotelino explican que hay muchos tipos de ascensor. "Está el mecánico como este y el hidráulico, donde la cabina va apoyada sobre una base que lo impulsa. También existen ascensores que generan energía,  con acumuladores que impiden que el ascensor se quede parado en caso de fallo eléctrico. Los hay que funcionan únicamente con paneles solares como fuente, un modelo como este está en funcionamiento en nuestra fábrica en Vigo. Es el único en Galicia. La energía que genera un ascensor se reutiliza para el propio aparato o se reparte para la comunidad de vecinos, si es el caso". 

Mosquera señala las distintas partes del techo del ascensor. Describe el proceso apertura, cierre y seguridad de la puerta. "Si la hoja de la puerta toca con un obstáculo este resorte se activa y se inicia el mecanismo reapertura. Cuando la hoja toca esta pieza, la puerta se bloquea y no se puede abrir", describe. La inteligencia tecnológica del del ascensor garantiza total seguridad. "Se pueden hacer modelos combinados entre dos o más ascensores para optimizar su eficiencia energética", comentan. A pesar de todas estas medidas sigue surgiendo de cuando en vez algún accidente. "He tenido dos casos con animales. Por despiste se deja la correa fuera y el animal dentro, o al revés. En ambos casos los animales salieron ilesos porque el ascensor se para al verse forzado y porque la correa rompió. El susto que tenían tantos animales como dueños era grande", recuerda.

El técnico comenta que la tecnología de los ascensores ha evolucionado muchísimo en las más de docena de años que lleva en el sector. "Hoy en día hay verdaderos ingenios mecánicos. Por ejemplo, ya casi no existen los cuartos de máquinas. Los cables de acero son cintas de goma con filamentos". Esta compañía ha montado aparatos capaces de desplazarse a dos con cinco metros por segundo. "La media de un ascensor estándar es de un metro por segundo", comentan. Los ascensores más rápidos del mundo alcanzan velocidades espectaculares que pueden llegar a los 65 km/h (18 metros por segundo).

A partir de los años 90 la ley marcó una normativa muy estricta de seguridad. "Ahora ya no se ven estos ascensores que se cerraba la puerta y veías pasar la entreplanta y la puerta. Si lo pensamos es una locura". En caso de un accidente o bloqueo del elevador, los servicios de estas empresas están siempre de guardia. "Las intervenciones dependen mucho de si hay cortes, de luz, que suele ser cuando hay más avisos. Por ejemplo, la pasada semana por el tema del temporal. Siempre hay técnicos de guardia para intervenir a la hora que sea".

En cuanto al montaje Miguel relata sus experiencias. "Cuando se inicia el proceso puede imponerte un poco. Se trabaja con una grúa especial y con ella se va montando los railes que guiarán al ascensor". El técnico resta importancia al trabajo en altura. "Vas siempre amarrado y además cuando ya se monta el chasis y las puertas la sensación de vacío y altura se termina". Una aparato elevador puede tardar en montarse alrededor de 160 horas.

En cuanto a las tareas que realizan siguen unas pautas estrictas. "Engrase, revisión y cambio de piezas por desgaste, supervisión de los mecanismos de seguridad". Todo este trabajo se hace por ley, una vez al mes. Luego ya entra la tarea comercial. Las empresas del sector prestan estos servicios de acuerdo a sus planes estratégicos, que pueden incluir los cambios de material en caso de avería grave u otras ventajas.