El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Pianista clásico. Actuará mañana en el Palacio de Congresos

James Rhodes: “Aún tengo días terroríficos, y sé que no debo conformarme”

‘Bach y Beethoven están atados indisolublemente en el Nº Uno. Imposible escoger entre ellos dos’ // ‘Lo más grande es que esta música que interpreto es siempre el verano en mi invierno (según Camus)’

UN VIRTUOSO El piano fue para este hombre de terrible biografía una tabla de salvación - FOTO: Eugenio Viñas
UN VIRTUOSO El piano fue para este hombre de terrible biografía una tabla de salvación - FOTO: Eugenio Viñas

XURXO FERNÁNDEZ  | 09.03.2017 
A- A+

En el mundo de la composición y de la interpretación musicales, ha habido, a lo largo de la historia, casos marcadamente dramáticos. Uno pensaría enseguida en Wolfgang Amadeus Mozart, uno de los más grandes, que acabó en la miseria, y enterrado en una tumba anónima, en una fosa común. O, mucho más cerca en el tiempo, la desventura de aquél pianista que enloqueció (y desapareció del mapa) al comprender que jamás sería capaz de llavar a buen puerto el Tercer Concierto de Sergei Rachmaninov. Era el protagonista de Shine, David Helfgott. Su devenir sorprendió y encandiló al mundo entero. Pero lo de este hombre es infinitamente más terrible que cualquier otra vida, si exceptuemos a algún que otro héroe griego. El suyo es un relatorio infame de abusos desde los seis años. Su testimonio está recogido en un libro impagable, Instrumental (publicado aquí en Blackie Books). Diríamos, fácilmente, que lo suyo, o lo que hicieron con él, no tiene nombre. Salvo, claro, abominación. Mañana estará aquí, dando un concierto en el Palacio de Congresos. Se llama James Rhodes. Y hemos hablado con él...

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt