El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Docobo: “Hemos puesto telescopios hasta en el paseo de Silgar”

El Director del Observatorio Astronómico Ramón María Aller afirma que en los próximos años continuarán apareciendo nuevos planetas // Espera que el programa de divulgación que impulsan desde esta institución confirme en breve una cuarta edición // La USC trabaja con tres grandes telescopios instalados en Chile, Armenia y el Cáusaso ruso // “La Vía Láctea es una galaxia vulgar”, dice

José Ángel Docobo, director del Observatorio Astronómico Ramón María Aller - FOTO: J.E.
José Ángel Docobo, director del Observatorio Astronómico Ramón María Aller - FOTO: J.E.

SANTIAGO. JUANJO EIREOS  | 03.04.2017 
A- A+

“La distancia en astronomía es un concepto fundamental”, dice José Ángel Docobo, catedrático de la USC y Director del Observatorio Astronómico Ramón María Aller de la Universidade de Santiago de Compostela . Acaba de dar a este humilde servidor una breve clase sobre cómo se pueden detectar los exoplanetas. “Trabajamos con varios observatorios internacionales. Para el Hemisferio Sur contamos con uno situado en Chile, y para el Norte, dos, localizados en Armenia y en el Cáucaso ruso. Tenemos nuestra instrumentación propia que llevamos allí”. En este espacio localizado en el campus universitario de Compostela son especialistas en el estudio de estrellas dobles y triples. “Hay estrellas que están físicamente asociadas, que se mueven en torno a un centro de masa, en órbitas. Si logramos calcular dichas órbitas, averiguar la distancia a la que están y observarlas a lo largo del tiempo, podemos determinar su tamaño, su comportamiento, y es ahí cuando pueden aparecer otros objetos, lo que llaman exoplanetas”, relata. El observatorio publica en las principales revistas internacionales. Dentro del estudio de estas estrellas hay varias líneas de investigación, algunas basadas en técnicas como la medición de la intensidad lumínica. El profesor destaca la importancia elaborar un catálogo de observación para comparar y analizar. “Han aparecido nuevos planetas gracias a las mismas técnicas que utilizamos nosotros para estudiar las estrella dobles, y muchos más que aparecerán”, recalca.

En un sobre realiza algunos dibujos esquemáticos en los que explica el concepto de atracción entre masas. “Cuanto más grande es el planeta o la estrella, más cerca está del llamado centro de masas. Por ejemplo, la Luna en relación con la Tierra es muy pequeña. El centro de masas está en el interior de nuestro planeta”. El despacho en el que trabaja está presidido por una foto de Ramón María Aller, ilustre astrónomo lalinense que da nombre al Observatorio. Como buen lugar de trabajo académico, hay papeles por todas partes. La austeridad de las paredes llama la atención. El suelo suena a madera. “En Astronomía estudiamos también las ‘perturbaciones’, como ejemplo, las que se dan en la órbita de la Luna . Si no fuese así, habría eclipses casi cada mes. El plano de la órbita lunar con respecto a la de la Tierra está desviado cinco grados, esto hace que estos fenómenos sean más inusuales. De hecho, las series de eclipses se van adelantando año a año. Estas perturbaciones están provocadas por la influencia del sol en este astro”. El profesor comenta que este es un problema astronómico que se resolvió hace ya mucho tiempo pero que se sigue estudiando en otros escenarios como las propias estrellas múltiples. Un método de cálculo de órbitas diseñado por Docobo se aplica en varios países. Hoy en día hay numerosas líneas de investigación . “Hay quien estudia astrobiología, astrodinámica -en nuestro caso-, y astrofísica”. La Astronomía es una ciencia con muy diferentes temas de estudio a la que suelen llegar estudiantes de la ramas de matemáticas y de física.

El profesor explica que la labor de este Observatorio es como una mesa de cuatro patas, la docencia universitaria, la investigación, la divulgación y la meteorología. “Si no estás aquí las veinticuatro horas el Observatorio no sobreviviría. Supone esfuerzo y sacrificio pero también tiene, lógicamente, su compensación”, comenta. Actualmente tienen a varios estudiantes, algunos extranjeros, realizando sus tesis doctorales, incluso hay uno que realiza su trabajo desde la Agencia Espacial Europea.

En el despacho se recibe una llamada, es de un colegio. Un grupo de alumnos va a acercarse a la astronomía y quieren que contar con este Observatorio para que les muestren la luna y los planetas. “La gente piensa que el mejor momento para contemplar la luna con telescopio es la fase llena, pues no. Mejor en cuarto creciente, ya que nuestro satélite recibe la luz del sol con un angulo que permite visualizarla en mejores condiciones. Se ven mucho mejor las sombras de los cráteres”. Esta es una de las tareas de divulgación que se promueven desde la institución. Para ello ha impulsado dos proyectos, el PECAS (Programa de Extensión Cultural de la Astronomía) y ‘Todocosmos’. El primero, con dos décadas de existencia trata de acercar a la comunidad universitaria esta ciencia y el segundo de llevarla a decenas de ciudadanos a través de visitas a un gran número de concellos. “PECAS tiene un programa establecido enfocado a estudiantes, y ahora también, al público en general. Con ‘Todocosmos’ tratamos de llevar la astronomía a todos los gallegos. Hemos llegado a poner un telescopio en el paseo de Silgar en Sanxenxo en pleno verano. La gente se acerca con enorme curiosidad y aprende cosas. Los hemos instalado en otros muchos sitios emblemáticos,”. Actualmente está a punto de iniciar su cuarta edición, ya que en la resolución provisional de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología está ya aprobado. “La solicitud hay que hacerla anualmente y es un proceso muy tedioso y organización requiere dedicarle tiempo. Esperamos que nos den la aprobación definitiva en breve”, dice. “Este proyecto nace de la necesidad de abrir a nuevas vías de desarrollo. Se intenta llevar la Astronomía un amplio número de ayuntamientos de Galicia y de paso dar oportunidades a los jóvenes colaboradores, lo cual es fundamental”.

El profesor Docobo destaca que a la gente le gusta observar con el telescopio y que le se les expliquen nociones básicas. “Aquí han venido muchísimos aficionados a la astronomía para interesarse por cómo se monta un telescopio o qué tipo de aparato debo adquirir para regalar”. Cuando habla de la Astronomía y de su relación con los ciudadanos dice que es normal que se piense desde un punto de vista geocéntrico, como si nosotros fuésemos el centro del universo. “Nuestra Galaxia, la Vía Lactea es, sin embargo, vulgar dentro la cantidad de ellas que existen. La diferencia es que nosotros estamos dentro de ella. Pero planetas como el nuestro, con una atmósfera, puede haber un número importante de ellos”. Preguntado por los límites del universo reconoce es complicado responder a algo así. “Hay quien sostiene que no existe sólo un universo. El límite de nuestras investigaciones está en la capacidad de los telescopios de captar luz. No sabemos siquiera si es finito o no”. Para eso está la ciencia y las nuevas generaciones, para encontrar una explicación, una verdad.