El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

A Quintana se llena de fieles en la procesión del Domingo de Ramos

El arzobispo bendijo las palmas // Los niños protagonizaron ayer el paso de La Esperanza

Monseñor Julián Barrio bendijo las palmas y ramas de olivo en una abarrotada praza de A Quintana.  - FOTO: Arxina
Ver galería
Monseñor Julián Barrio bendijo las palmas y ramas de olivo en una abarrotada praza de A Quintana. - FOTO: Arxina

ÁNGELA ARES SANTIAGO   | 10.04.2017 
A- A+

La praza de A Quintana se llenó ayer de cientos de fieles al más tradicional de los actos del arranque de la Semana Santa, la procesión de la Borriquita, una de las más concurridas de Compostela. Allí se concentraron vecinos y familias con niños que llevaban sus palmas o ramas de olivo para ser bendecidos por el arzobispo de Santiago.

La cofradía de la Tercera Orden Franciscana Seglar, con sede en la iglesia de San Francisco, fue la encargada de la procesión de la Borriquita. Sus orígenes están vinculados a la visita que realizó a Santiago el cardenal Angelo Roncalli, que después sería elegido como papa Juan XXIII.

Este paso cuenta con la imagen de la Entrada de Jesús en Jerusalén, una talla que data de 1948.

Tras recorrer parte del casco histórico, la procesión entró en la praza de A Quintana para sumarse a la tradicional bendición de palmas en una ceremonia litúrgica oficiada por monseñor Julián Barrio que, posteriormente, ofició una misa en la Catedral.

Según el Nuevo Testamento, cinco días antes de su muerte, Jesús entró en la ciudad de Jerusalén entre alabanzas de los presentes, a lomos de un humilde pollino que nadie antes había montado para un viaje así, y que es el origen de la primera procesión del Domingo de Ramos, la de la Borriquita, en la que participaron ayer numerosos cofrades que arroparon el paso durante su recorrido bajo la atenta mirada de fieles, turistas y paseantes.

Y es que el sol que lució ayer en Compostela hizo que a los fieles que asistieron a la procesión de la Borriquita se sumasen turistas y peregrinos que disfrutaron del ambiente festivo de Semana Santa.

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt