El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

¿Le sobran luces a la Catedral de Santiago?

Embellece el paisaje cuando se pone el sol, pero iluminar los monumentos no siempre es una práctica respetuosa con el medio ambiente // “Puede llegar a molestar y cegar a los visitantes”, critica el colectivo Calidade do Ceo Nocturno

Panorámica nocturna de Compostela  - FOTO: Manuel G. Vicente
Ver galería
Panorámica nocturna de Compostela - FOTO: Manuel G. Vicente

ELVA OTERO. SANTIAGO   | 19.04.2017 
A- A+

El progreso tiene un precio y encontrar el equilibrio cuesta. Cientos de años atrás la vida cotidiana se amoldaba a las horas de sol. Cuando caía la noche, el candil era compañero inseparable de cualquier rutina. La revolución llegaría a finales del siglo XIX con la energía eléctrica. Después vendrían los excesos y a la polución de las urbes se sumaría también la contaminación lumínica. “Además de la merma del patrimonio cultural del cielo estrellado, provoca múltiples agresiones al ecosistema y a la biodiversidad, afecciones a la salud humana y por qué no decirlo, también malversación de dinero público”, advierte Cristina Rivas Novas, secretaria del colectivo Calidade do Ceo Nocturno. “Es un problema normativo, de la administración pública y de cada uno de nosotros. Está en el exterior y dentro de los hogares. Hay mucho trabajo por hacer”, continúa. Este será uno de los asuntos que se abordará en la tercera edición de Arquitectura con luz propia, a celebrar este miércoles 19 de abril en A Coruña.

¿Y Galicia sufre mucho? Depende de la zona y de la densidad de población. En la costa y en las ciudades la contaminación es más preocupante. Los casos son más aislados en los pueblos y aldeas del interior. “Hay mucha desinformación -o mala información- respecto a qué es iluminar bien”, añade Rivas. La idea de ornamentar monumentos para que cobren protagonismo durante la noche tampoco cumple los protocolos medioambientales. Según la plataforma, pasa en la Catedral de Santiago, en la Torre de Hércules y en la Muralla de Lugo. “En todos ellos se observa que la luz se pierde en el cielo. La sobreiluminación que se refleja en las construcciones crea brillos y sombras que no acompañan a la belleza del lugar e incluso pueden llegar a molestar y cegar a los visitantes. En casos extremos, conlleva una descontextualización de la realidad”, critica.

Aunque queda mucho camino por andar, en Galicia también existen referentes de buenas prácticas y cuenta con dos destinos turísticos Starlight: A Veiga (Ourense) y el Parque Nacional das Illas Atlánticas. Creado por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), el certificado reconoce las excelentes cualidades de determinados sitios para contemplar los cielos estrellados. En el listado también se incluyen el Parque Nacional de Monfragüe (Extremadura), Sierra Morena (Andalucía) o El Montsec (Cataluña).

CANARIAS, EN PRIMERA LÍNEA
En España, La Palma lleva ventaja en la lucha contra la contaminación lumínica gracias al trabajo que viene desarrollando el IAC. “Fueron los primeros en denunciar el problema a nivel internacional”, recalca Rivas. Aun a pesar del interés que los municipios gallegos muestran por el asunto, su esfuerzo no resulta suficiente. “Sus pequeñas acciones son relevantes a nivel económico, pero la contaminación va mucho más allá del ahorro”, sentencia la portavoz. “Muchos se limitan a reemplazar las bombillas de las farolas por LED, en ocasiones, LED blanco con grandes impactos negativos y consecuencias indeseadas”, zanja. Pese a que está ligado a la sostenibilidad y a la eficiencia, quizás no siempre se utiliza la tonalidad más adecuada. “El blanco es demasiado frío, el ámbar resulta más cálido. Tal vez optar por la tecnología LED PC ÁMBAR hubiese ahorrado tanto disgusto de percepción visual”, sugiere.

Calidade do Ceo Nocturno nace a raíz de las inquietudes de un grupo de becarios de la Universidade de Santiago en el curso 2010-2011, aunque el registro oficial del colectivo no se produciría hasta 2015. Conciencian, informan, divulgan y buscan herramientas para reducir la contaminación lumínica. Su red de trabajo se ha ido extendiendo y, además de diversos grupos de Galicia, también ha captado el interés de asociaciones del norte de Portugal.