El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Indignación vecinal con nuevas broncas y peleas en el bar Stilo

Denuncian otra noche en vela por trifulcas y jóvenes orinando y consumiendo alcohol y otras sustancias en la calle // Exigen más control en el polémico after

Un grupo de jóvenes en la mañana de ayer a las puertas del after Stilo, en la calle Fernando III O Santo
Un grupo de jóvenes en la mañana de ayer a las puertas del after Stilo, en la calle Fernando III O Santo

ÁNGELA ARES SANTIAGO  | 08.05.2017 
A- A+

Otra madrugada en vela. Broncas, peleas y jóvenes consumiendo alcohol y otras sustancias en plena calle fue lo que tuvieron aguantar ayer los vecinos de la calle Fernando III O Santo. “Hacía tres semanas que parecía que todo estaba más tranquilo, pero el sábado pasado ya hubo una pelea a las puertas del bar Stilo y esta madrugada ha sido tremenda”, denuncian. El polémico after en el centro del Ensanche vuelve a ser noticia como escenario de múltiples incidentes.
Tras varias redadas policiales que acabaron con múltiples detenciones por posesión de estupefacientes, Raxoi anunciaba a principios del pasado mes la apertura de un expediente al local por permitir el consumo de bebidas alcohólicas a menores.
Sin embargo, y tal como denunciaron vecinos de Fernando III O Santo, el after revivió ayer su “máximo apogeo”. “El bar estaba lleno pero, poco a poco, los clientes comenzaron a salir a la calle, como hacen habitualmente, y el espectáculo que podíamos ver era totalmente lamentable”, comentan. Y es que desde las ventanas de sus viviendas podían ver “cómo había chavales danto tumbos y orinando por toda la calle, además de estar tomando alcohol y otras sustancias... Cuando quieres salir por la mañana de casa, y más si tienes niños pequeños, es una vergüenza lo que te puedes encontrar”, censuran.
Además, recuerdan que hace una semana hubo una pelea “muy fuerte” entre un grupo de jóvenes, al menos una decena. “Pasó todo muy rápido por lo que no nos dio tiempo de llamar a la Policía. Pero hubo hasta golpes”.
Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt