El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

Catorce playas fluviales cerca de Santiago para darse un chapuzón

Los municipios del entorno esconden unos cuantos refugios naturales para refrescarse cuando llega el verano

La de O Refuxio, en Oroso, es una de las alternativas para refrescarse sin alejarse demasiado de Compostela - FOTO:  Pepe López (Jolope)
Ver galería
La de O Refuxio, en Oroso, es una de las alternativas para refrescarse sin alejarse demasiado de Compostela - FOTO: Pepe López (Jolope)

E.OTERO. SANTIAGO  | 08.06.2017 
A- A+

Con el verano a la vuelta de la esquina y el calor amenazando, hay que empezar a tomar nota de refugios naturales para refrescarse. Mientras las ansiadas vacaciones para escaparse a la playa no llegan, merece la pena acercarse a alguna de las playas fluviales que se esconden a un paso de Compostela para hacer más llevadero el estío. Vila de Cruces se lleva la palma y cuenta con hasta cuatro áreas habilitadas para el baño, pero también hay opciones en otros municipios de la comarca como Melide, A Estrada, Rois o Silleda.

1. A Carixa (Vila de Cruces). Cerca del monasterio de Carboeiro, la Fervenza do Toxa y el balneario de Baños da Brea, es uno de los regalos del río Deza. Ubicada en un amplia área recreativa, está acondicionada para todos los públicos y cuenta con juegos infantiles, parque biosaludable, paseo, mesas, bar y restaurante. Además de la playa fluvial, existen dos piscinas (adultos y niños). Dispone también de una zona para autocaravas (aparcamiento, lavaderos y desagües).

2. Chaián (Santiago). A unos 10 kilómetros de Compostela, es la zona fluvial más próxima al casco urbano. Límite entre los municipios de Santiago y Trazo, el área recreativa se extiende a ambos lados del río Tambre. Protegido por la sombra, este rincón sirve de refugio a muchos de los que pasan el verano en la ciudad. Hay merendero, mesas con tableros de ajedrez y damas, una pequeña cafetería (abierta en temporada alta), aparcamiento y servicio de socorrismo en la época estival.

3. Furelos (Melide). Destino de muchos vecinos de la zona cuando el calor aprieta, el espacio permite darse un chapuzón refrescante (en el río Furelos o en las piscinas) y tomar el sol. Para los más pequeños, hay toboganes y tumbonas. Los que lo prefieran pueden realizar alguna ruta de senderismo por el entorno.

4. Liñares (A Estrada). De explotación privada, existe una zona de acceso desde la zona del río. Localizada entre las parroquias de Lagartóns y Moreira, cuenta con una carballeira de 22.000 m² gestionda por la Sociedade Deportiva Río Ulla. Bajo reserva, se pueden celebrar comidas familiares y otros eventos.

5. O Areal de Berres (A Estrada). Acondicionado por los vecinos de la zona, es uno de los secretos mejor guardados de Área Santiago. A orillas del río Ulla, se trata de un espacio de recreo al que merece la pena acercarse para disfrutar de un día de ocio. Coincidiendo con la noche de San Xoán, cada 23 de junio se celebra una mágica fiesta con música folk y rock.

6. Remesquide (Vila de Cruces). A 150 metros del puente del mismo nombre, mide 270 metros de largo y más de 50 ancho. Su forma elíptica ha llevado a muchos a compararla con un enorme barco anclado en el río Ulla. En las inmediaciones hay un islote que equipado con parque infantil, cantina, bancos y asadores para disfrutar de una jornada al aire libre cuando llega el buen tiempo.

7. Seira (Rois). Otro paraje único para refrescarse en verano sin irse demasiado lejos de Compostela. Con zona verde y merendero, la playa fluvial invita a niños y mayores a pasar una jornada inolvidable en perfecta armonía con la naturaleza.

8. A Tarroeira (O Pino). Bañada por el Tambre, el área recreativa está habilitada para todos los públicos y cuenta con parque infantil, merendero y zona de baño. De ahí parte precisamente una ruta de senderismo conocida como Senda Botánica del Río Mera.

9. Cira (Silleda). Situada en la confluencia de los ríos Ulla y Deza, es otra de las alternativas para refrescarse en verano. El espacio está pensado para todos los públicos: mesas a la sombra para comer y descansar, parque biosaludable y aparcamiento. Los aficionados al senderismo disponen de una ruta natural que permite conocer la vega baja de la feligresía.

10. Ínsuas de San Ramón (Vila de Cruces). Cerca de la Fundación Neira Vilas y de las ruinas del castillo de Cira, es otro hermoso refugio natural a orillas del Ulla. El puente de piedra, posiblemente de origen romano, constituye uno de los emblemas del paisaje. En las inmediaciones se encuentran las Ínsuas de Gres, un paraje que componen las seis islas creadas por el embalse de Portodemouros. Todas ellas unidas entre sí por pasarelas, disponen de bancos, barbacoas y una pequeña playa fluvial.

11. O Abeseiro de Toiriz (Vila de Cruces). A los pies del río Arnego (desemboca en el pantano de Portodemouros), diferencia dos zonas de baño, una para niños y otra para adultos. Tiene una inscripción rupestre declarada de Bien de Interés Cultural.

12. O Refuxio (Oroso). Una de sus singularidades es que se sitúa en una isla de río (el Tambre). Tiene mucha sombra, merendero y cafetería. En la orilla derecha hay un paseo fluvial que llega hasta el puente principal de Sigüeiro.

13. Ribadiso (Arzúa). Punto de referncia en la ruta Val do Iso, la playa también se encuentra acondicionada. Entre otros servicios, ofrece merendero, barbacos, pistas polideportivas, bar y parque infantil. El paisaje se enriquece con los minúsculos puentes que sirven para unir ambos márgenes del río.

14. Pozo do Boi/Vilatuxe (Lalín). En un remanso del río Deza, se abre paso una playa fluvial que dispone de todos los servicios: zona verde para tomar el sol, aseos, bar, parrillas, bancos de piedra y parque infantil.