El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

desolados

Hablan los 3 condenados de O Eixo

Simón Márquez, José Moreira y Jesús Montoiro dan por hecho que el 31 de octubre entrarán en el centro penitenciario de Teixeiro // Recalcan que son inocentes

REDACCIÓN • SANTIAGO  | 02.10.2007 
A- A+

Simón Márquez, José Moreira y Jesús Montoiro son los tres vecinos de O Eixo condenados a siete años de cárcel por agredir a un agente de la Policía Nacional en el transcurso de una manifestación celebrada el 14 de julio de 1998 para protestar por la inseguridad de la carretera N-525 a su paso por esta localidad.

Los tres confiesan desde entonces (y ya van nueve años) que son inocentes. Además, ayer describieron a este diario su estado de ánimo ante el hecho ineludible de que "ingresaremos en prisión el 31 de octubre". Por otro lado, este diario pulsó también la opinión de los vecinos de O Eixo, que se reúnen todas las noches en el local social de Bornais para "ver qué podemos hacer para que no vayan a la cárcel".

La ayuda de Zapatero

"Son buenos chavales, y aunque los han juzgado y los han condenado, ellos realmente no tuvieron nada que ver con las lesiones que sufrió el policía", señalan los vecinos.

Éstos ya se unieron para reunir cinco mil firmas a favor de su indulto en 2006. También se organizaron para pagar más de 700 euros por casa para "abonar parte de la indemnización de 156.000 euros a la que fueron condenados por el juez". Ahora, siguen luchando. Este fin de semana, doce vecinos de O Eixo se fueron a Silleda y repartieron cuartillas informativas y de petición de apoyo entre los 13.000 asistentes a la IV Festa do Campo, en la que también estuvo el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. "El secretario xeral de Unións Agrarias, Roberto García, le entregó una carta firmada por todos al presidente, en la que le pedimos que interceda a favor del indulto", dice el secretario de la Asociación de Vecinos de O Eixo, José Manuel Bocija.

Desde hoy, y hasta el próximo 10 de octubre, se inicia también la recogida de firmas entre los residentes en Compostela. "Le enviaremos a todas las asociaciones información y hojas de firmas para que decidan si quieren apoyar nuestra causa o no", indica Bocija. Además, "también colocaremos estas páginas de recogida de signaturas en varios centros sociales de la ciudad que daremos a conocer mañana", añadió. También el Consello de Relacións Veciñais de Santiago hará otro comunicado a favor del indulto, "aunque el PP sólo apoya a Simón Márquez si los otros no piden perdón", explicaron ayer.

Por otro lado, el Ayuntamiento también solicitará el perdón para los vecinos. Así, el portavoz de la junta de gobierno local, Néstor Rego, reiteró ayer "el compromiso de Raxoi" con los condenados y afirmó que "se agotarán todas las medidas posibles para evitar la cárcel".

"Me pone muy nervioso pensar que ingresaré en prisión"

Simón Márquez pidió perdón al policía agredido en 1998, Luis Gómez Vázquez, el pasado 27 de septiembre. "Dentro de unos días, haré una declaración pública". Por ello, no quería hablar para los medios. Aún así, el periodista de EL CORREO GALLEGO se lo encontró en el bar D´Conchi, en O Eixo, tomándose un café y dialogó con él:

- ¿Sus compañeros se unirán a su comunicado?

- No, y no creo que cambien de opinión. En principio, y por lo que se ve, ellos no van a pedir perdón porque creen que eso es como reconocer la culpabilidad, y se niegan.

- ¿Por qué se decidió usted?

- Porque creo que lamentar lo que ocurrió ese día no quiere decir que sea culpable. Sólo se trata de una disculpa. Por eso me decidí, y porque también es un recurso para favorecer el indulto.

- Los vecinos os están apoyando de una manera increíble.

- Sí, y me emociona. Es muy bueno para mí y mis compañeros.

- ¿Y cómo lleva este proceso?

- Muy mal. Intento trabajar en lo mío, la fontanería, y olvidarme, no pensar. Cuando me acusaron, tuvieron que tratarme psicológicamente, y sigo muy fastidiado. Cada día es peor. Esto no es agradable para nadie. Me lleva la vida.

- ¿Cree que se librará de ir a la prisión de Teixeiro?

- No, no me libraré. Sé que, aunque llegue el indulto, el 31 de octubre tendré que entrar en la cárcel. Se están intentando agilizar los trámites pero, aunque llegue el indulto, pasaré un tiempo entre rejas. Me pone muy nervioso pensarlo.

"Soy inocente, y si no tengo más remedio que ir a la cárcel, iré"

José Moreira tiene dos hijos mayores y regenta, junto a su socio, la librería Gallaecia, en Ramón Cabanillas. No quiso ser fotografiado ayer, por lo que la imagen de la izquierda es de archivo, aunque defendió su inocencia. Así, y aunque sin micrófonos, Moreira señaló que "dos amigos y yo estábamos a varios metros de distancia del policía cuando se produjo el incidente. En el juicio, sin embargo, el testimonio de mis compañeros no sirvió, porque son mis amigos. Sí sirvió, sin embargo, el del policía", comenta.

Según él, además, "como yo no pegué a nadie y no estuve allí, no tengo que pedir perdón. En todo caso, son ellos los que me tienen que pedir disculpas a mí", dice. "Vinieron a detenerme en agosto, veinte días después de la manifestación", señala.

Moreira confía, todavía, en que le den un "indulto parcial", lo que, seguramente, le salvaría de ir a la cárcel por no tener antecedentes. Y cree que el comunicado que va a hacer el Parlamento de Galicia a favor del indulto será decisivo. Si no es así, también está preparado para ir a la cárcel: "Soy inocente, y no quiero ir a prisión, pero si no tengo más remedio, iré y cumpliré la condena, aunque soy inocente, y esto está siendo muy duro", añade.

Por otro lado, reconoce que el portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Santiago, Gerardo Conde Roa, habló con él e intentó convencerle para que pidiese perdón, pero él no accedió. No se muestra, asimismo, muy conforme con la postura que ha adoptado el líder de la oposición en Raxoi.

 

"Antes tenía miedo, ahora me da asco. No creo en la Justicia"

Jesús Montoiro trabaja como chófer en la Xunta de Galicia. A la hora de entrevistarlo está en casa y coge de la mano a una de sus hijas, de dos años.

- ¿Cuál es su estado de ánimo?

Faltan 29 días para ingresar en prisión. Ésa es la solución que hay.

- ¿No confía en el indulto?

El primero iba muy bien planteado, con muchos apoyos, y lo negaron.

- Tenía 5.000 firmas...

Sí, cinco mil firmas de los vecinos, una petición de la Subdelegación del Gobierno, la Sala de la Audiencia Provincial, que juzgó el caso, también se había pronunciado a favor de un indulto parcial, el Ayuntamiento, etcétera. Creo que era suficiente para conseguirlo, pero...

- ¿Es inocente?

- Sí. Yo estaba al otro lado de la carretera el 14 de julio de 1998. Eran las 22.30 horas, las farolas ya se habían encendido y pasó esta desgracia, de la que no me alegro, pero yo me quedé al otro lado de ese follón que se montó, y que sólo duró 30 ó 45 segundos. Al principio, acusaron a mi cuñado, y fui al juzgado a recogerlo. Al día siguiente, me llamaron por teléfono de la Comisaría, y también me acusaron a mí. Soy inocente, esto es una desgracia que me cayó encima. Están acabando conmigo, y mi familia está deshecha.

- ¿Cree en la Justicia?

- Tengo que decir que conmigo no ha funcionado. El policía me describió como una persona de tez clara y piel fina. No sé quién me puede identificar a mí así... Antes tenía miedo porque veía que me estaban metiendo en un berenjenal, pero ahora sólo siento asco de todo esto.

"TODOS HACEMOS LO QUE PODEMOS PORQUE NO QUEREMOS QUE LES QUITEN LA LIBERTAD" "

Alicia Fontao

"Eran las 22.30 horas del 14 de julio de 1998. Estábamos allí muchos vecinos. Yo también, pero no vi que le pegaran al policía. Sí observé que, de pronto, se amontonó mucha gente, y de los tres implicados sólo Simón estaba cerca porque fue a coger a su hermano, que un agente quería meter en el furgón. Los otros dos acusados no estaban allí".

José Fontao

"Los vecinos hacemos todo lo que podemos para que no vayan a la cárcel. Cuando le pusieron la indemnización de 156.000 euros, ayudamos con 721 euros por casa. Unos pagaron al contado, y otros a plazos de 50 ó 60 euros al mes. Al final les dimos unos 66.000 euros. Ahora, nos reunimos todas las noches en el local social para ver qué más se puede hacer".

Beatriz Mahía

"Son vecinos sin antecedentes y todos mantenemos que son inocentes. Tienen que darles el indulto. Además, algo que no comenta nadie es que el día anterior a esa manifestación, el 13 de julio de 1998, los antidisturbios vinieron aquí y amenazaron y apalearon a algunas personas de O Eixo. Nadie les denunció y no pasó nada. Eso ahora nadie lo recuerda".

Susa Munín

"Los vecinos ya estamos agotados y, moralmente, esto también es duro para nosotros. Los vecinos acusados son inocentes. Hubo un problema ese día de 1998, y todo se ha sobredimensionado. Es una pena, porque se trata además de los policías de Santiago, que también son vecinos nuestros. Esto te da aún más pena".