El Correo Gallego

Deportes » Fútbol » Preferente norte

ASCENSO A TeRcera

La lluvia bendice al Compos

Un gol logrado al alimón entre Rubén Márquez y Vladimir sella la victoria sobre el Viveiro y el ascenso a Tercera División de la SD // Casi tres mil fieles asistieron en San Lázaro a un mal partido, sobrado de nervios... y al éxtasis

ANTONIO PAIS • SANTIAGO   | 19.05.2008 
A- A+

Compostela 1
 
Viveiro 0
Toledo | Manu | Guti (59') | Cholo | Catú | Bocha (59') | Jimmy | Angelo | Vladimir (93') | Soulé(76') | Petter | (59') Kinho | (59') Rubén M. | (76') Munín | (93') Oliver Quico | Longareda (65') | Adán | Moya | Schuster | Breijo | Aurelio | Yago (61') | Pedreira (79') | Kiko Rey | Cora (73') | (61') Luis | (65') Pablo Lago | (73') Erni | (79')Álvaro
Goles: 1-0, m. 63: Rubén Márquez.

Árbitro: Rodríguez Barreiro (Vigo).

No mostró tarjetas.

Campo: San Lázaro, 3.000 espectadores en las gradas y excelente ambiente. Hubo lanzamiento de bengalas e invasión final del terreno de juego.

Ramón Escuredo
Los jugadores del Compostela celebran sobre el césped de San Lázaro el ascenso a Tercera División
FOTO: Ramón Escuredo

Llovía a mares antes del partido, y los fieles que se acercaban a San Lázaro, ese San Lázaro que recordó al de las grandes ocasiones, lo tenían claro: era la lluvia, que quería bendecir al ascenso del Compos a Tercera. Y al final el aficionado siempre tiene razón, aunque por momentos pareció precisamente lo contrario: que la lluvia era un enemigo más para la SD, otro.

Porque el agua, al llegar al césped, convirtió al fútbol en un ejercicio de precisión: cualquier pase que no fuera exacto no llegaba al destino. Y cualquier pase en largo era una invitación a perder el balón. A Petter le dio igual, él juega siempre bien porque es un jugador de una categoría superior; pero a muchos de sus compañeros se los tragó la presión, el ansia compartida con los fieles que no dejaron de cantar en toda la tarde.

Vladimir tampoco tuvo problemas, él es más rápido que los defensas de Preferente, necesitaba un salto de categoría y se presentó voluntario para llevar las únicas jugadas de peligro en la primera mitad, con incursiones varias. Pero nunca hubo rematador, porque además el Viveiro demostró que sabía defender, con Schuster en plan mariscal. Así que las únicas noticias buenas, en el plano goleador y resultadista, las daba la radio: el Somozas perdía 0-1 con el O Val, después 0-2... la grada bailaba.

Lo malo es que el Somozas marcó el 1-2, y la esquina izquierda tomó una decisión firme: a la hora de juego, pasó del cansino SD Compostela que cantó todo el partido a un contundente Que sí, joder, venimos a ascender.

Fue mano de santo. A los tres minutos de empezar con el mandato cantado, Petter hizo un jugadón por el lateral izquierdo del área del Viveiro, llegó a la línea de fondo y dio un pase que era gol sí o sí. Para Vladimir o para Rubén Márquez, que entraron juntos. "El último en tocar el balón fui yo, el gol fue mío", dijo después Rubén. "No, el gol lo marqué yo", contestó, riendo y con su castellano africanado, Vladimir, ya en la fiesta del vestuario compostelanista.

Porque al final nadie recordará que el partido fue muy malo, con el Compos atenazado por tanta responsabilidad y el Viveiro bien en defensa e inexistente en ataque. No, nadie lo recordará: a la historia pasará que en San Lázaro hubo tres mil fieles que acudieron a sufrir lo que hiciera falta si eso valía para ascender; y el logro se consiguió tras media hora final en la que el Compos pudo remachar la faena pero no lo hizo, y varios balones del Viveiro llegaron al área local con el consiguiente susto... que el Somozas ya ganaba.

No fue para tanto, no hizo falta el desmayo de Caneda, como el día de la permanencia ante el Tenerife (primer año en Primera) ni se pasó demasiado mal. Así que los fieles acertaron: la lluvia había acudido para bendecir el ascenso, el primer paso de un Compos que sigue dando pruebas de que pertenece a la estirpe de los equipos-milagro.

EL DATO

Manu sufrió una luxación de hombro

Nada más pitar el árbitro el final del encuentro comenzaron las celebraciones, en la grada y en el césped de San Lázaro. Los jugadores del Compostela se volvieron locos de alegría y corrieron hacia sus aficionados para dedicarle el éxito recién conquistado. Como suele ser habitual, lanzarse resbalando sobre el césped fue uno de los actos que repitieron los jugadores. Quien salió mal parado de estas celebraciones fue Manu, quien quedó tendido sobre el césped y allí mismo recibió las primeras atenciones. Baleato, que comparte su labor como entrenador de fútbol con su profesión, es fisioterapeuta, dio pronto el diagnóstico: "Manu tiene una luxación de hombro", dijo.

El jugador partió enseguida hacia el hospital para resolver mejor el problema. Este percance fue muy lamentado, aunque no frenó, no podía hacerlo, la fiesta, que siguió en los vestuarios de San Lázaro, con ducha incluida para muchos, y en la praza das Praterías, ya en el caso antiguo de la ciudad .

LAS FRASES ''

Cholo: "Hemos peleado mucho por esto y vamos a llevar al equipo a donde se merece esta afición"

Petter: "La afición ha estado todo el año con nosotros y se lo merece. Si Dios quiere, seguiremos subiendo"

Rubén: "Me apunto a jugar con el Compos en Tercera División. El último en tocar el balón en el gol fui yo" .