El Correo Gallego

Galicia » Economía

La especulación se traslada al suelo

El suelo vendido el año pasado sumaría la mitad de Pontevedra

El terreno vendido en Galicia durante el año pasado equivale a la mitad de la provincia de Pontevedra // Este mercado mueve más de 525 millones de euros // El solar puede alcanzar el 60% del precio final, lo que frena la compra por parte de la Xunta

DANIEL DOMÍNGUEZ • SANTIAGO   | 03.11.2006 
A- A+

El suelo es un bien preciado y sus propietarios lo saben. Por ello, especulan a la espera de llevarse parte del jugoso pastel inmobiliario. La compra de terreno residencial movió casi 1,5 millones de euros diarios en Galicia en 2005. El del ladrillo es un mercado en ebullición constante, donde los promotores buscan espacio donde edificar. A ello asiste la Administración, incapaz de construir viviendas de promoción pública al ritmo necesario.

Los datos del Ministerio de Vivienda muestran la importancia de la construcción para la economía española. Tan sólo la adquisición de terreno para construir movió en Galicia más de 525 millones, lo que la sitúa en el duodécimo lugar en comparación con el resto de comunidades. Entre ellas, destacan Cataluña, con 5.140 millones; Madrid, con 3.825; y Andalucía, con 3.568.

El director del Instituto da Vivenda e Solo (IGVS), Daniel Pino, asume que la Administración es incapaz de solucionar el problema de acceso a la vivienda porque las promociones públicas sólo satisfacen una pequeña parte de la demanda. "Mentres non teñamos competencias para facer solo de vivienda protexida, non o solucionaremos", explica.

Precisamente por ello, la conselleira de Vivenda, Teresa Táboas, desveló esta semana que quieren elevar al 40% el porcentaje mínimo de suelo que los planes generales están obligados a ceder para vivienda protegida. "Pero non se di cando hai que cedelo; o que sucede é que se d­esenvolve o entorno e ese terreno queda aí agardando", dice Pino. Para la Xunta no existe alternativa al suelo que le puedan ceder los municipios, ya que la legislación establece que su precio oscile entre el 15% y el 25% del valor final de la construcción. Con esta restricción no pueden aspirar a adquirirlo a propietarios privados. "Su precio es el elemento más determinante en el encarecimiento de la vivienda", se queja Juan José Yáñez, secretario general de la Federación de Promotores de Galicia.

En las ciudades y las áreas metropolitanas, el terreno puede representar el 60% del precio final de venta. A ello se une la lenta burocracia.

"Quien especula con el suelo son los propietarios", dice Pino, que duda de que su abaratamiento frene el precio de la vivienda. Por ello, Vivenda perfila cambios normativos para lograr aumentar las promociones públicas.

Gestión de la crisis

Romeu elogia a los alcaldes

El conselleiro de Presidencia, José Luis Méndez Romeu, destacó ayer el "valor extraordinario" de la colaboración prestada por todos los alcaldes gallegos durante la crisis incendiaria.

Así lo manifestó ante la comisión de incendios, en la que se refirió tanto a los regidores de las grandes ciudades, que ofrecieron "medios extraordinarios" para luchar contra el fuego, como a los de municipios de menor tamaño, donde asumieron "directamente" el mando del operativo de extinción o su coordinación. Por ello, insistió en el "valor extraordinario" de su cooperación, que consideró que respondía "al mandato ético" que le correspondía por su cargo.

El reconocimiento de Romeu al papel que jugaron los ediles en la crisis llegó minutos después de que el presidente de la Diputación de Pontevedra, el popular Rafael Louzán, tachara de "absolutamente irresponsable" la actuación no sólo de Medio Rural, sino de la Xunta, por "echar la culpa a los concellos" de la catástrofe. Así, insistió en que la Administración buscó un "chivo expiatorio" para "tapar" su "incapacidad de gestión y su descoordinación".

Pugna por 300.000 euros

Louzán denunció que Medio Rural no hizo uso este año de la partida de 300.000 euros que disponía de su Diputación para prevención y lucha contraincendios. Horas después, la Consellería acusó a Louzán de "faltar a la verdad" sobre esta cuestión y, por el contrario, aseguró que era "responsabilidad directa" del organismo provincial ejecutar ese presupuesto en formar brigadas.