El Correo Gallego

Galicia » Economía

normativa

Edificios con cemento o ladrillos al aire serán prohibidos en Galicia

Las paredes medianeras que queden a la vista también deberán rematarse con una imagen acorde a la del resto del inmueble // El nuevo decreto de habitabilidad va más allá del interior de las casas y establece además mínimos de calidad en su exterior y en el entorno en el que se levanten

I. CASAL • SANTIAGO   | 25.03.2007 
A- A+

Los bajos sin un remate mínimo son una estampa habitual en el paisaje de las ciudades

Las paredes con ladrillo y cemento al aire no son sólo una costumbre extendida en el paisaje gallego de viviendas unifamiliares. Los bajos de los edificios a la espera de uso comercial de cualquier ciudad ofrecen con frecuencia una estampa similar que Vivenda quiere erradicar con el nuevo decreto de habitabilidad, que incide tanto en la mejora de la calidad del interior de las viviendas, como del exterior de las nuevas edificaciones y de su entorno.

La norma que ultima la Consellería de la nacionalista Teresa Táboas establecerá que los bajos se rematen garantizando una imagen arquitectónica adecuada al edificio, exigencia que se extenderá a las paredes medianeras que no vayan a ser tapadas por inmuebles contiguos.

Los espacios colectivos son también objeto de regulación. Como novedad, todos los edificios con más de 50 viviendas deberán contar con un espacio para uso común para, por ejemplo, celebrar las reuniones vecinales, con una extensión de al menos un metro cuadrado por piso.

La normativa ampliará además la extensión de todas las viviendas, pero con exigencias como las del acabado de las paredes y otras sobre distancias entre edificios o aceras, Vivenda busca dar un paso más en el concepto de mejora de la calidad de los espacios para vivir y que implican la mayor inversión de la vida de cualquier ciudadano.

La Consellería espera tener listo el decreto antes del verano. Su entrada en vigor será inmediata para las nuevas edificaciones, pero gradual en aquellos solares que ya tengan un planeamiento de detalle. Es el caso, por ejemplo, de las construcciones en medio de la ciudad en superficies que ya albergaron algún edificio, en las que puede resultar complicado aplicar el 100% de los nuevos requisitos.

En la confección de la norma, Vivenda ha contado con sus técnicos, pero también con el asesoramiento de la Escola de Arquitectura de A Coruña, el Colexio Oficial de Arquitectos de Galicia y urbanistas de reconocido prestigio. Cuando se concluya, será remitida para su consulta a la Fegamp y a las entidades de promotores y demás agentes que intervienen en la construcción.

ORIENTAR HACIA LA LUZ

Desde 40 m2 y con zona de lavado

La extensión mínima de una casa se ampliará en Galicia hasta los 40 m2 útiles, que deberán incluir un salón-comedor, unido o no a la cocina; un cuarto de baño, una habitación doble y un área independiente de lavado, donde se pueda colocar la lavadora y tender la ropa.

El aún en vigor decreto de habitabilidad, de 1992, permite la construcción de miniapartamentos de 26 metros cuadrados, siempre que tengan un aseo independiente. En Galicia existen en estos momentos más de 2.800 pisos por debajo de los 30 metros cuadrados, lo que convierte a la comunidad en la quinta del Estado con más casas de este tipo, por detrás de Madrid (14.606), Andalucía (13.637), Cataluña (6.536) y Canarias (4.947).

El futuro decreto establecerá también las dimensiones mínimas para los demás tipos de pisos en función del número de habitaciones, siempre ampliando las actuales.

Aislamientos

El incremento de la luz natural en los hogares es otra de las premisas de Vivenda. Los constructores deberán buscar la mejor orientación posible en la parcela para que los pisos reciban la mayor cantidad de luz posible, en una medida que intensificar la luminosidad, pero también ayudará a reducir el consumo de calefacción. En aras de la reducción del consumo energético, el decreto presta además atención a la calidad de los aislamientos, que deberán mejorar también el mantenimiento de los inmuebles.

La nueva normativa se enmarca en el Plan Galego de Calidade na Construcción, que incluye, entre otros puntos, la creación de un laboratorio sobre sostenibilidad en el sector .