El Correo Gallego

Galicia » Política

horas difíciles

Fuera de sus casas para aislarse del "torbellino"

Los familiares de uno de los concejales reconocen que son momentos muy duros para ellos // Subrayan que han preferido ausentarse de la villa para tener paz

17.02.2007 
A- A+

Los dos concejales de Gondomar presuntamente implicados en un caso de corrupción urbanística han optado por aislarse por completo del torbellino político e informativo desatado en la villa pontevedresa a raíz de su detención el pasado miércoles como presuntos autores de tres delitos de cohecho.

Ninguno de los dos han pasado las últimas horas en sus domicilios, uno ubicado en pleno centro de Gondomar y otro, en la parroquia de Mañufe, a varios kilómetros del casco urbano de la localidad. El ex edil de Cultura, José Luis Mosquera, se ha ausentado de su vivienda, un ático ubicado en la calle Rosalía de Castro, a pocos metros de la casa consistorial. Los vecinos y comerciantes de la zona confesaron que no habían visto al concejal durante toda la jornada de ayer, y tampoco a Belén Fernández, su compañera sentimental y ex mujer del jefe de la Policía Local de Gondomar, a quien la jueza le ha imputado un presunto delito de cohecho.

Alejandro Gómez vive en una casa unifamiliar situada en la calle San Sebastián, en la parroquia de Mañufe, lugar sumamente tranquilo, aislado y de angostos accesos. La vivienda, de construcción poco llamativa en comparación con muchos de los impresionantes chalés salpicados por la villa, está en la actualidad en obras. Sus propietarios están realizando un nuevo cierre, por lo que la finca ni siquiera tiene portal. A las tres de la tarde, la mujer del edil llegó a la casa tras concluir su jornada laboral. Visiblemente afectada, reconoció que el impacto de este asunto sobre la familia había sido brutal y que su marido había preferido aislarse por completo. Hablará, dijo, en el momento que él considere oportuno.