El Correo Gallego

Comarcas | comarcas@elcorreogallego.es

URBANISMO

La Xunta aplica mano dura con el Plan Xeral estradense

Obliga a introducir "cambios sustanciales" para dar el visto bueno definitivo // La zona del rural es la más afectada // La Consellería sigue la política de restricciones que ya aplicó en Boqueixón // El Bloque pide la dimisión del alcalde y de José Manuel Reboredo

MÓNICA GONZÁLEZ • A ESTRADA   | 09.05.2006 
A- A+

Gallego
Raquel López de espaldas, durante el tenso enfrentamiento en el pleno con Reboredo, al fondo
FOTO: Gallego

El optimismo de la semana pasada sobre la aprobación del PXOM estradense ha dado un vuelco. El informe de Política Territorial llegó ayer, último día de plazo, con correcciones más gordas de las esperadas por el gobierno municipal.

Aunque no se deniega explicítamente dicha aprobación, se obliga a subsanar una serie de deficiencias de gran calado. De 11 páginas, 9 contienen modificaciones. "Non se achega un diagnóstico e proposta respecto do modelo deste concello", recoge el informe, que obligará a hacer grandes cambios, sobre todo en el rural. Advierten que en los núcleos rurales no se establece un ordenamiento jerarquizado que permita conseguir una "estructura territorial racional".

Pero a diferencia del informe anterior de la Xunta, donde sí se establecían los núcleos a recortar, ahora se habla de restricciones a nivel general, con lo que el trabajo se presenta más complicado.

El informe considera que hay incongruencias, ya que en la memoria del PXOM se habla de núcleos que pierden población y se siguen manteniendo áreas de expansión. También señala que algunas de estas áreas afectan a zonas de suelo rústico protegido. Una vez más las parroquias se llevan la peor parte, con una interpretación más bien restrictiva de la Lei do Solo.

Pero hay más. En los que se refiere a zonas verdes y suelo dotacional, la propuesta de A Estrada no llega a los mínimos que exige la normativa autonómica. Entre otros, advierte de que no puede contemplarse como zona verde los terrenos del Cexesga, que son titularidad de la Xunta.

La estrategia económica financiera se describe como "inviable". En lo que se refiere al suelo industrial también hay tirón de orejas. Para la Xunta no se puede considerar suelo urbanizable industrial todo aquel en el que haya una industria asentada. Con el documento presentado se generarían catorce asentamientos industriales diferentes.

Entre los aspectos de "incumplimiento", el PXOM estradense no determina las necesidades en materia de vivienda que hay que atender en el plazo de vigencia del documento. Así, advierte que el Ayuntamiento debe reservar un porcentaje de las cesiones que le corresponden para destinarlas a la creación de viviendas de promoción pública.

Donde más "incongruencias" encuentra la Consellería, que también obliga a hacer cambios en suelo urbano y en suelo urbanizable, es en la memoria del documento, donde las estimaciones de nuevas viviendas no se corresponden con las previsiones de crecimiento demográfico, ya que se reservan 7,6 millones de metros cuadrados edificables en todo el municipio, lo que se traduce en 51.000 viviendas y 150.000 habitantes. Frente a esta cifra, el documento prevé una población de 24.000 habitantes (dos mil más que los actuales) para los próximos ocho años. También habla de "falta de concreción" en materia de infraestructuras y servicios públicos para atender el crecimiento previsto y falta de "mecanismos de gestión" para acometerlos.

LOS ECOS DE LA RESOLUCIÓN EN EL PLENO ORDINARIO

"Que se preparen os veciños co que vén atrás"

El edil de Urbanismo, José Manuel Reboredo, evitó pronunciarse en un primer momento a la espera de un análisis más prudente. Sólo el BNG salió a la palestra para valorar un informe "demoledor" y exigir la dimisión del alcalde, Ramón Campos, y de Reboredo, primero en rueda de prensa y luego en el pleno ordinario.

En la sesión, con el regidor ausente, hubo reproches de todo tipo, hasta de cómo llegó el documento a manos de uno y otro grupo, tras dos horas de debate. A la pregunta de si tiene pensado dimitir, formulada por Raquel López (BNG), Reboredo fue rotundo. "Presentarei a dimisión ó día seguinte de que vostede presente a súa, por achegar propostas que van máis alá dos criterios da Consellería", le espetó.

Y aunque en el lance, con bastante tensión, no llegó a entrar en detalles, el edil lanzó una advertencia. "Prepárense co que vén atrás se se aplica o informe tal e como está. A lei interprétase de xeito ríxido e extremo. Vai en contra de todo o que os veciños queren". Sólo advirtió que el foro adecuado para estudiar el informe es la comisión de Urbanismo. El BNG considera que los cambios impuestos por la Xunta responden a las alegaciones que su grupo formuló sobre el texto. En lo referente a las restricciones del rural, advierten que A Estrada, con 473 núcleos rurales, tiene unas características especiales, con una población muy diseminada "que hai que explicarlle ben á Consellería". Ahora quedan meses de duro trabajo y plazos que se presentan demasiado ajustados .

LA CLAVE

Cuatro meses para realizar los ajustes

El 25 de septiembre se cumplen 3 años sin licencias de obra. Es el tiempo máximo permitido por la ley. La comisión de Urbanismo fijará ahora plazos trabajando con esa fecha límite. Habría que hacer otra aprobación provisional en el pleno .

REACCIONES "

José Manuel Reboredo, edil de Urbanismo y portavoz del PP

Reboredo abandonó a mediodía de ayer la casa consistorial con semblante serio. El gobierno no hizo ninguna valoración del informe de la Xunta. "No hablaremos hasta que los técnicos municipales analicen el documento", se limitó a decir el concejal, posponiendo hasta hoy su comparecencia ante la prensa. En el pleno dijo que se "temía", y que la propia comisión era consciente de la posibilidad de un informe así.

Manuel Otero Espiño, portavoz del PSdeG-PSOE

El PSOE se mantuvo ayer al margen. Su portavoz, Manuel Otero, prefirió ser prudente y aguardar a una valoración más profunda. También habló de la conveniencia de no crear "alarmismo". En octubre del año pasado los socialistas abandonaron la comisión del PXOM aduciendo presión vecinal y al igual que el BNG, votaron en contra en la aprobación provisional del documento.

Raquel López Doce, portavoz del BNG

El BNG sostiene que el informe casi implica una nueva redacción. Raquel López, "sen ánimo de transmitir alarmismo", cree que la nueva etapa requiere "outros responsables á fronte de Urbanismo". Acusó a Reboredo de transmitir "falsas esperanzas"y de ser un "incompetente". Creen que la resolución implica un trabajo "moi arduo" .