El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

ventajas comparativas

El tren es más competitivo y ecológico que el transporte que usa la carretera

Los expertos en ferrocarril destacan la seguridad en las líneas de alta velocidad, que no han tenido accidentes mortales en España // Los caminos de hierro llevan más gente y con menos coste que otros medios

J. A. • SANTIAGO  | 15.06.2008 
A- A+

Desde que en 1992, coincidiendo con la puesta en servicio de la primera línea de alta velocidad ferroviaria en España, entre Madrid y Sevilla –era el año de la Expo en la capital andaluza y de los Juegos Olímpicos de Barcelona–, se iniciaran los viajes de trenes AVE, este tipo de transporte no ha provocado ninguna víctima mortal. Para los defensores del ferrocarril como soporte ideal de transporte de personas y mercancías, este es uno de los datos más ilustrativos sobre la capacidad del tren como medio de futuro.

En un informe elaborado por Xosé Carlos Díaz, ingeniero ourensano experto en ferrocarril, se indica que desde aquella fecha han hecho uso de las líneas de alta velocidad en España un total de 81 millones de viajeros, lo que casi duplica el actual censo de población en el conjunto del Estado, sin que haya habido en esos años un incidente digno de mención.

Fernández Díaz recuerda, por otra parte, que en Japón, entre 1964 y 1992 circularon por sus líneas de alta velocidad tres mil millones de personas, una cifra que subió a cinco mil millones hasta el pasado año. En ningún caso hubo accidentes con víctimas mortales.

La seguridad no es el único argumento que utilizan los defensores de los caminos de hierro. También se apoyan en otras ventajas comparativas sobre los viajes por carretera e, incluso, el avión.

El tren, por ejemplo, según recuerda Xosé Carlos Díaz, supera la velocidad media del coche y del autobús en distancias cortas de acceso a poblaciones y en los servicios de cercanías. Ocurre lo mismo en distancias medias: los servicios Intercity (con material Avant) de velocidad alta, alcanzan una media de 160 kilómetros a la hora, que contrasta con la limitación de circular en carretera a 120 km. En distancias largas, aquellas que recorren entre trescientos a ochocientos kilómetros de trayecto, los trenes AVE pueden rodar a medias de entre 240 y 280 kilómetros a la hora, lo que les hace totalmente competitivos incluso con el avión.

Menor contaminación

Otra variable a tener en cuenta es el menor grado de contaminación.

"Un tren", explica Fernández Díaz en su documento, "emite sólo la tercera parte de óxido de nitrógeno y de monóxido de carbono, y sólo la décima parte de partículas contaminantes que los camiones". El autor recuerda, al igual que hacen los grupos ecologistas gallegos, que "automóviles y camiones producen más del 80% de las emisiones de CO2 causadas por el transporte".

Como datos curiosos de esta menor carga contaminante, Fernández Díaz asegura que un viajero que utiliza el ferrocarril emite a la atmósfera 3,6 veces menos dióxido de carbono, 5,5 veces menos partículas contaminantes, 10 vecese menos dióxido de nitrógeno, 400 veces menos compuestos orgánicos volátiles y 900 veces menos monóxido de carbono que en un vehículo particular.

Pero es que, además, el ferrocarril permite el transporte de un mayor número de viajeros. Los cálculos de Fernández Díaz señalan que "circulando a 80 km/h, una autopista de tres carriles por sentido, permite el paso de 24.000 personas por hora", pero "a igual velocidad, una doble vía electrificada de tren, que ocupa dos veces y media menos de suelo, permite transportar 40.000 personas por hora", lo que supone cuatro veces más que una autopista.

La comparación es más ilustrativa si se sabe que por kilovatio consumido, y a igual distancia, un AVE transporta a 170 personas; un tren convencional, a 106; un tren de cercanías, 90 viajeros; un regional, 52; frente a los 54 pasajeros de un autobús, los 39 de un vehículo particular o los 20 de un avión.

 

Adaptado a Galicia

Los ecologistas defienden un modelo propio

Xosé Carlos Fernández Díaz participó hace unos dias en una jornada de reflexión sobre el futuro del ferrocarril en Galicia, organizada por la organización ecologista Adega.

Los ecologistas gallegos consideran que, en la actualidad, en la comunidad se corre el riesgo de encontrarse con un escenario de ferrocarril de dos velocidades: una red de conexión interior claramente deficiente en medios, horarios de conexión y tiempos de desplazamiento y una conexión de alta velocidad con la meseta, vía Ourense, que aún tardará en llegar.

Adela Figueroa, responsable de Adega, había señalado que la intención del encuentro celebrado en Lugo era "resaltar la desconexión territorial que sufre Galicia y que las actuales vías de comunicación no son capaces de solucionar".

Desde Adega no se reprueba expresamente la futura existencia de un tren de alta velocidad hacia Madrid, pese a que las obras pueden provocar impactos medioambientales, pero sí se reclama un debate sobre el modelo de tren para el interior de Galicia.

Así, se demanda un tren de proximidad que podría servir para la articulación del territorio. Adega está pidiendo líneas electrificadas de doble vía, con un sistema gallego de ferrocarril que, a la vez que sirvan para la comunicación interior, frenen la contaminación que provoca otro tipo de transportes, en especial el que utiliza la carretera.

La situación de Lugo

Adega había elegido como sede de su cita la ciudad de Lugo, por ser, precisamente, un ejemplo de mala comunicación ferroviaria. "Los que vivimos aquí", señaló Adela Figueroa, "comprobamos cómo cada vez se ensancha esa Galicia de las dos velocidades, con un interior en vías de desarrollo, frente a una franja litoral bien comunicada y que absorbe el crecimiento demográfico".

Figueroa recordó que Lugo es la única ciudad que no tiene conexión férrea con Compostela. "Lugo es una provincia con muchas posibilidades, pero que está totalmente abandonada", añadió la dirigente de Adega.

En Adega están convencidos, también, de que una mejora sustancial de la actual vía de FEVE por el norte, pasando a ancho Renfe, sería un paso adelante n

 

APUNTE

Más eficiencia energética

En el estudio de Fernández Díaz se explica que el ferrocarril presenta una mejor eficiencia energética. Así, por cada litro de combustible, el avión transporta entre 2 y 3 toneladas por kilómetro; el coche transporta entre 19 y 22; el camión, entre 65 y 85; mientras que el tren logra llevar alrededor de 320. Todas esas ventajas competitivas, a juicio de Fernández Díaz, son las que hacen que Galicia precise cuanto antes de unas conexiones más modernas, interiores y con la meseta n