El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

{ on/off }

LUIS PÉREZ

¿Tenían licencia los okupas?

01.06.2017 
A- A+

SE equivoca el alcalde de Santiago y su grupo de gobierno con su ataque a la decisión judicial para restablecer la legalidad en la casona de la Algalia de Arriba, así como en las duras críticas contra las fuerzas de seguridad. En primer lugar, no hubo desalojo, pues cuando llegaron los operarios al edificio para tapiar puertas y ventanas, por encargo del propietario, en el interior no había nadie. Simplemente, con el aval de la Justicia, el dueño del inmueble ejerció su derecho a recuperar un bien que es suyo. En todo caso, fueron los agentes que cumplían el mandato judicial los agredidos por un grupo de personas.

El alcalde no debiera ponerse al lado de los agresores que, según las informaciones, insultan y escupen a quienes cumplen con su deber. En todo caso, la crítica debe recaer en el juez, si es que interpretó erróneamente la norma, y si lo hizo correctamente, hay mecanismos para cambiar la ley. Arremeter contra los obreros que pusieron los ladrillos y los policías que estaban allí para velar por el cumplimiento de la legalidad no es lo correcto.

Criticó, asimismo, en un equívoco comunicado de prensa los actos de violencia de la tarde. Es difícil distinguir a quien Compostela Aberta considera causante de los mismos. Pareciera que culpara también a la policía. Se habla de “uso desproporcionado da forza” o “ as intervencións desmedidas da policía nacional fomentan e xeran a aparición de problemas de convivencia onde non os había”. Otra vez vuelve a equivocarse. Para manifestarse ni siquiera es necesario solicitar autorización administrativa, solamente hay que comunicarlo, circunstancia que no ocurrió.

No es de recibo atacar a quienes, también en cumplimiento de su deber y porque así se lo ordenan sus superiores, tratan de evitar cortes de tráfico sin avisar, destrucción de mobiliario urbano público y quema de contenedores que pagamos todos los compostelanos o se ataquen los bienes de particulares.

Sin embargo, por el contrario, me parece correcto que el alcalde ordene la apertura de un expediente disciplinario por si la actuación en puertas y ventanas no se ajusta al plan especial de la zona monumental, obra realizada además sin licencia municipal. El edificio no puede quedar así. Pero antes, o simultáneamente, debería haber investigado si los okupas habían actuado correctamente, pues habían cubierto gran parte de la fachada con pancartas de gran tamaño, tampoco permitidas en el casco viejo. Desconozco también si poseían licencia municipal de actividad. Todo esto debería aclararse. No se vaya a repetir el caso de los locales de ocio nocturno.

Periodista