El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

al sur

LUISA GARCÍA GIL

La limitación de la Ley de Costas

25.05.2006 
A- A+

La Ley de Costas es el brazo de la ley que ha intentado evitar la destrucción medioambiental del litoral de nuestro país. Se trata de una ley de rango estatal que fue creada para evitar la construcción descontrolada en los frentes de mar no urbanos. Galicia, una de las comunidades con mayor longitud de litoral, gracias a esta ley ha conseguido preservar su litoral no urbano, es decir el rural de la construcción incontrolada. Curiosamente, los antiguos frentes marineros de sus pueblos, por falta de previsión y planeamiento protector, han sido destruidos y en la actualidad no quedan ejemplos de lo que fueron nuestras antiguas villas marineras. ¿Cómo es posible que frentes marineros como Vilagarcía o Ribeira o Rianxo o Fisterra o Muxía o Malpica o Camariñas o Porto de Son o Portosín, o... o... no hallan sido protegidos en su momento contra la destrucción? Desgraciadamente el mal es irreversible, ya no hay marcha atrás, tan sólo queda el recuerdo de fotografías o de dibujos de personas sensibles como los arquitectos Efrén y... Fernández. La Ley de Costas, en su ansia protectora no ha sabido reconocer que en Galicia existe un amplio e interesante Patrimonio construido en orilla mar, un Patrimonio construido que sin ser monumental, forma parte de nuestro acervo cultural y debe ser protegido, restaurado y puesto en valor; se trata de las arquitecturas industriales costeras, en la actualidad abocadas a su de­saparición debido al celo protector de la propia Ley de Costas. Hablamos de los numerosos salazones aún en pie en nuestro litoral.