El Correo Gallego

Portada  |   RSS - Portada RSS

GALIBARÓMETRO DEL MES DE ABRIL

Opinan por mayoría que comprar piso en solitario resulta cada vez más difícil

Cerca del 60 por ciento tiene inmueble propio, y un doce por ciento cuenta con segunda residencia // Tres de cada cuatro los adquirieron en régimen de copropiedad // La ayuda de los padres es vital para acceder a un hogar

07.05.2006 
A- A+

El acceso a un hogar es cada vez más complicado, pese a que entre los 1.200 encuestados para el Galibarómetro del pasado abril, un 57 por ciento contaban con vivienda propia, y más del doce por ciento disponía de segunda residencia. Según reflejan las conclusiones del sondeo, es un hecho que la compra de piso en solitario se ha vuelto harto difícil, pues esta afirmación obtiene una valoración de 7,5 puntos sobre diez entre quienes poseen un inmueble. En la mayoría de los casos hay que contar con el apoyo de una segunda persona para realizar la adquisición.

Son los más jóvenes, aquellos entre 18 y 24 años, los que consideran que más crudo lo tienen para conseguir un piso sin apoyo de otro comprador (dan un valor a esta frase de 8,12 puntos), seguidos de la franja de edad de 25 a 34 años (7,86 puntos). Por su situación laboral, son los estudiantes (8,26) y los parados que ya han trabajado con anterioridad a su situación de desempleo (7,99) los que aprecian un panorama más oscuro.

Hay datos que apoyan esta tesis. Así, el 76,3 por ciento de los propietarios consultados por Anova Multiconsulting reconoce que es copropietario de su vivienda, mientras que sólo un 23 por ciento ha podido hacerse con ella en solitario. Un 0,7% no sabe el estatus de propiedad del piso, o no contesta.

Entre los copropietarios, casi 94 de cada cien casos han conseguido comprar vivienda junto a su pareja, otro 4,2 por ciento con algún familiar, y un 1,3 por ciento con un amigo o amiga.

Con apoyo paterno

En la actualidad, sin la ayudas de los padres es muy difícil comprar un piso. Esta afirmación no es baladí, y los encuestados en el sondeo para EL CORREO así lo confirman, al otorgar a esta cita una nota media de 8,07 puntos. Por su situación laboral, quienes más apoyan este comentario son los estudiantes, que del 0 al 10 puntúan con un 8,44 la frase. Sin embargo, por nivel de estudios, en el caso de aquellos que carecen de ellos y no saben leer, la nota es de nada menos que el 8,71. Por ciudades, Lugo (8,51), y Santiago, con el 8,37, son líderes en esta inquietud paternofilial.

LA VIVIENDA "EXTRA"

Para disfrute, alquiler o sin uso

Entre los encuestados por Anova, un 43% carecía de vivienda propia, pero el resto tenía ya una y, los más afortunados, incluso dos. En el caso de los hombres, un 42,8% disponía de un piso, el 12,6% de dos, y el restante 44,7% de ninguna; atendiendo a las mujeres, el 46,9% disponía de un inmueble, el 11,6% de dos, y el 41,5 por ciento carecía de él.

En un análisis por ciudades, casi la mitad de los compostelanos sondeados (un 48,8%) reconoció carecer de vivienda, frente a un 17,1% que tiene dos residencias y un 34,1% que cuanta con una. En el extremo opuesto está Lugo, donde el 63,4 por ciento tiene un piso, un 12,2% dos, y menos de una cuarta parte ninguno.

Por ocupación, mientras el 92,5% de los estudiantes todavía no han accedido a un hogar propio (el resto sí lo ha hecho), el 71 por ciento de los jubilados encuestados cuenta con un piso, y un 14,3% alcanza los dos. Resulta curioso que entre los consultados de 18 a 24 años se contabilice un 5,9 por ciento de personas con una vivienda, a los que sumar un 2,5% que dispone de segunda residencia.

En cuanto a la utilización que se da a estos inmuebles secundarios, los datos del Galibarómetro son reveladores: así, para casi tres de cada diez (29,7 por ciento), esta vivienda extra se convierte en el lugar en el que pasar los períodos de vacaciones, mientras para un 23,4 por ciento es la casa donde ir a disfrutar los fines de semana.

Otra utilidad importante es el alquiler, según se cita en un 24,8 por ciento de las respuestas, que han decidido sacar así rendimiento a su inversión. En el caso contrario, una de cada diez (un 10,3%) de estas segundas residencias permanecen cerradas y desocupadas .

LOS DATOS

Más de diecisiete años

La respuesta de los propietarios de inmuebles al tiempo pasado desde el momento en que realizaron la compra arroja una media de 17,36 años.

Hipotecas difíciles

Los gallegos no aprecian que el actual mercado hipotecario les aporte demasiadas facilidades, todo lo contrario. Si se pide a los encuestados por Anova que valoren de cero a diez la afirmación de que es complicado que se concedan hipotecas en buenas condiciones, la nota media resultante es de 7,63 puntos.

Mayor edad

Son los mayores de 65 años quienes más figuran como copropietarios de sus hogares, con un 80,6 por ciento. En el extremo opuesto, está el tramo de edad de 25 a 34, con un 61,6% .

EL DATO

El valor medio ronda los 140.000 euros

Dentro del grupo de personas que admitieron poseer una vivienda en este Galibarómetro (recordemos, cincuenta y siete de cada cien) la cantidad media abonada para hacerse con el inmueble alcanzó los 139.754 euros. A esta consulta sólo quisieron dar respuesta un total de 194 de los 684 propietarios .