El Correo Gallego

Portada  |   RSS - Portada RSS

Baile mortal en A Estrada

El alcalde de A Estrada rectifica y permite el reparto habitual de esquelas

Los vecinos, sobre todo en el rural, elevaron sus quejas tras las limitaciones impuestas // Volverán a portales, buzones y farolas

MÓNICA GONZÁLEZ CONDE • A ESTRADA   | 17.05.2006 
A- A+

Gallego
Las esquelas coparon estos días los tableros municipales
FOTO: Gallego

La polémica por el reparto de esquelas en A Estrada parece tocar fin. El alcalde, Ramón Campos, no está dispuesto a que sus vecinos le sigan mirando de reojo. Ni a que algunos le echen la culpa si resulta que, con el nuevo sistema de difusión de las necrológicas, no se enteran de que ha muerto un conocido.

El regidor se ha rendido. Ayer, cansado de tanta queja, sobre todo en el ámbito parroquial, anunciaba que el reparto volvía a ser igual que siempre, con esquelas en todo portal y farola que se precie.

Poco le duró la institucionalización de las notas mortuorias, que para los estradenses se han convertido en un medio de comunicación imprescindible (a juzgar por el revuelo). Hace dos semanas el alcalde pactaba con las empresas funerarias una especie de ruta para colocarlas. En el casco urbano desaparecían de buzones y portales para copar únicamente los tableros oficiales de las plazas y edificios públicos. En el rural, también se colocaron a la entrada de iglesias, en tabernas y otros tableros municipales.

Hasta en el pleno

Pero la medida no surtió efecto y sus repercusiones llegaron incluso al pleno, con una moción del BNG. "No es justo que las esquelas acaben tiradas por el suelo. Ensucian y además es una falta de respeto para el difunto", decía Campos hace tres semanas cuando atendió las súplicas vecinales para no eliminar del todo el reparto (como sugirió en un primer momento). Otros le recordaban, cuando inició su particular guerra contra las esquelas, que su distribución también le da de comer a alguna gente. El caso es que Campos no ha podido con la cultura de la muerte, esa que tanto aborrece. Hace algo más de un año, ya puso el grito en el cielo por la estampa de los entierros y prohibió los cortejos fúnebres con acompañamiento a pie del difunto.