El Correo Gallego

Portada  |   RSS - Portada RSS

Compromiso del alcalde nigranés de dialogar y modificar el PGOM

DELEGACIÓN • VIGO   | 08.06.2006 
A- A+

La lluvia torrencial de críticas y acusaciones de corrupción, junto con la veloz expansión de las comparaciones con Marbella, obligaban al alcalde de Nigrán, Alfredo Rodríguez, a dar explicaciones y desnudar sus intenciones para la aprobación del Plan General de Ordenación Municipal (PGOM). El regidor del PP lo hizo ayer con claridad y contundencia. Rodríguez anunció que el plan será modificado durante el periodo de alegaciones y no descartó introducir algunos cambios de forma inminente.

Destacó la necesidad de paralizar el proceso de aprobación del plan para que la calma regrese a las calles de la villa y en ese momento abrir un diálogo con los responsables de la oposición municipal y los vecinos opuestos al PGOM. "Cuando las cosas se calmen", señaló el alcalde, "iniciaremos contactos para intentar lograr un consenso en torno al plan general,"

Subrayó que hará lo posible para posibilitar la aprobación del documento, ya que cualquier retraso sería perjudicial para la villa y afirmó que se trata de "un buen plan" realizado con absoluto respeto hacia el medio ambiente y los agentes sociales y con absoluta libertad por parte del equipo redactor.

Rechazó con contundencia las comparaciones con Marbella: "La situación es diferente porque aquí no se habla de exceso de edificabilidad sino todo lo contrario". El regidor nigranés precisó además que el actual plan no aumenta la superficie de suelo urbanizable recogida en el avance del PGOM realizado cuando el alcalde era el socialista Manuel Rial.

Aseguró que ese avance elaborado por el ex regidor del PSOE ya preveía recalificar los terrenos adquiridos por dos directivos del Celta, en la actualidad con la calificación de suelo rústico, y denunció que la oposición y el medio de comunicación que divulgó esa operación "quieren armar follón contra mí". Insistió en que los terrenos comprados por el vicepresidente céltico Ricardo Barros y el consejero Antonio Juan Rosendo "figuran en el avance del plan presentado por el socialista Manuel Rial como suelo apto para urbanización residencial" y recordó que la operación de compra por parte de la sociedad inmobiliaria de los dos directivos del Celta se realizó meses antes de que él fuese elegido alcalde.

Por su parte, Manuel Rial reconoció que el avance elaborado en su etapa en la alcaldía refleja la recalificación de los terrenos, aunque matizó que no recoge las edificabilidades, mientras que el actual plan concede la máxima.