El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

¿Hay que dinamitar Reganosa y el puerto?

03.06.2007 
A- A+

La protesta violenta protagonizada contra la planta de Reganosa resulta extemporánea, incomprensible y absurda. Nadie en su sano juicio puede entender que se impida la producción a una industria vital para Galicia que goza de todas las bendiciones de la Xunta, el Gobierno central, la Unión Europea y los tribunales de Justicia. En todo caso, debieran haberse manifestado hace siete años. A día de hoy, toda reclamación por daños o perjuicios ha de sustanciarse en otras instancias, y con otros modales. Resulta incompatible con la democracia y el Estado de derecho hacer tabla rasa de las leyes y actuar como juez y parte.

Reganosa cumple todos los requisitos legales para producir. Los intentos de evitar primero su construcción y después paralizarla han fracasado. La empresa, en cuyo accionariado hay capital privado y público, tiene no sólo el derecho a producir gas sino la obligación de hacerlo. No únicamente porque se hayan invertido 700 millones de euros sino porque Galicia necesita de esta energía para su desarrollo. Lo acaba de decir el conselleiro de Industria: La planta de gas ferrolana es imprescindible para impulsar proyectos estratégicos.

Tienen derecho los mariscadores o cualquier otro supuesto afectado a reclamar los daños que la fábrica o el paso de barcos les cause. Si es que los hubiere. Pero nunca de la forma en que lo han hecho, utilizando medidas de presión ilegales, coercitivas y de tal magnitud que están creando alarma en el exterior. Tras las huelgas salvajes de Vigo y ahora estas prácticas coactivas en Ferrol, la imagen de Galicia queda deteriorada. El debate sobre si es el lugar adecuado pertenece al pasado. Ahora no tiene sentido plantearlo. Y menos utilizando métodos violentos, cuya responsabilidad corresponde determinar a los jueces.

¿Quien promueve la protesta cree que la solución pasa por dinamitar el puerto y la planta de gas? Nos negamos a creer una locura semejante.