El Correo Gallego

Economía | economia@elcorreogallego.es

PROTESTAS

Agresión brutal en Lugo por el paro del transporte

La Guardia Civil investiga el apedreamiento de un camión que circulaba por la A-6 entre Parga y Guitiriz // El conductor sufrió heridas de gravedad

REDAC/AGEN • SANTIAGO   | 07.02.2008 
A- A+

Kiko Delgado
Camiones de transporte de mercancías estacionados en el puerto de Ferrol durante el paro
FOTO: Kiko Delgado

Llegan los incidentes al paro de transportistas. Y es que aunque de momento no hay culpables, unas piedras llovidas desde un paso elevado sobre un camión que circulaba por la A–6 entre las localidades lucenses de Parga y Guitiriz, que hirieron de gravedad a su conductor, encendieron ayer todas las alarmas en las carreteras, ante una movilización hasta entonces pacífica. No obstante, este incidente, sucedido a la 01.05 horas de la madrugada del martes al miércoles y que investiga la Guardia Civil, vino también precedido de algunos pinchazos, así como del desenganche de remolques estacionados un área de servicio.

Por su parte, los convocantes del paro indefinido en defensa de que los cargadores asuman las tarifas recomendadas por el Ministerio de Fomento, la Plataforma para la Defensa del Sector del Transporte de Mercancías por Carretera, se apresuraron en desmarcarse de estas acciones violentas, y amenazaron con querellarse contra quien intente achacarles las agresiones, que condenan "enérgicamente".

Desde este colectivo también advierten de que el aprovisionamiento de mercancías foráneas está "estrangulado" en Galicia y que los almacenes están prácticamente vacíos. Pronto llegará el "desabastecimiento de productos básicos para humanos y ganadería"– añaden– y actualmente la salida de mercancías gallegas por carretera "está colapsada". Los almacenes de salida de los cargadores están llegando a su máxima capacidad de stock y pronto "se suspenderá la recogida de leche", avisan.

Lectura completamente distinta es la que se ofrece desde las asociaciones de transportistas mayoritarias, Fegatramer y Fetram, que afirman aglutinar al 70 y al 30% del sector y que rechazan el paro defendiendo que sus miembros "negocien con sus cargadores y que, en caso de no haber acuerdo en la actualización de las tarifas, que no les presten sus servicios".

Así, en declaraciones a ­Europa Press, el máximo responsable de Fegatramer, Alfonso Parga, admitió que aunque "hay problemas en Lugo y alguno en Ferrol, la situación es de normalidad", atribuyendo el paro en la provincia lucense "no a que los transportistas estén de acuerdo con el mismo, sino a las amenazas y actos de vandalismo" que sufren.

Por ello, Parga pidió a las fuerzas del orden "que hagan lo que tengan que hacer". De todos modos, rechazó que el paro esté impidiendo la entrada a Galicia de mercancías, pues los que tienen temor, "lo hacen escoltados".

En este sentido, desde la Guardia Civil de Lugo confirmaron ayer a este periódico el despliegue de un operativo "destinado a garantizar el derecho de todos los transportistas a circular", que se mantendrá durante el tiempo que dure el conflicto "en la mayor medida posible".

PETICIÓN

Llamamiento a la cordura y el diálogo

Desde la Plataforma se defendían ayer aludiendo que la agresión de Guitiriz fue promovida o ejecutada por elementos mercenarios, servidores de ocultos intereses "envidiosos del clamoroso éxito de la convocatoria". Por este motivo, el colectivo hizo un llamamiento a la cordura para que, cuanto antes, la Administración y los cargadores abran un vía de diálogo con los transportistas.

DENUNCIAS

Tradime habla de amenazas por teléfono

Dentro del parte de incidentes, la presidenta de una de las dos asociaciones de transportistas mayoritarias en Lugo (Tradime), Carmen Castelao, denunció ayer que varios camioneros han recibido en las últimas horas amenazas telefónicas para que detengan su marcha y se sumen a la huelga convocada por la Plataforma para la Defensa del Transporte de Mercadorías por Carretera.

Castelao precisó que varios de sus asociados recibieron "llamadas de teléfono desde un número privado, en las que fueron advertidos de que se atuviesen a las consecuencias si no paraban". Asimismo, confirmó que varios transportistas "fueron arrinconados por turismos a la altura de O Corgo, y obligados a detener su marcha en el arcén", con el consecuente peligro para la circulación viaria.

Los actos de sabotaje, según Castelao, fueron constantes en las últimas horas. Además de las pedradas, confirmó que los piquetes desatornillaron "la quinta rueda" de varios transportes en las áreas de descanso de la citada autovía y de la N-VI. "Por la fuerza es muy fácil hacernos parar", concluyó n