El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

que sea proporcional a la renta

Los libreros piden a Educación que cambie el préstamo de libros de texto por una ayuda directa

Un estudio de la USC recomienda el cambio en el sistema de gratuidad por criterios pedagógicos porque el actual "limita" el aprendizaje

E.P. SANTIAGO  | 07.05.2008 
A- A+

Los libreros de Galicia reclamaron hoy a la Consellería de Educación que dé marcha atrás y cambie el sistema de gratuidad de libros de texto actual de préstamo por una ayuda directa a las familias, que sea proporcional a la renta y canjeable mediante un bono-libro o tarjeta electrónica.

Así lo respalda un estudio elaborado por la Unidad de Psicología del Consumidor y Usuario de la Universidade de Santiago (USC Psicom) que fue presentado hoy en una comida de trabajo por representantes de la Asociación Galega de Editores (AGE), la Federación de Libreros de Galicia (FLG) y la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (Anele).

El presidente de Anele, José Moyano, resaltó que, según el informe 'Cómo se percibe el sistema de préstamo de libros de texto en el contexto escolar gallego', existen "grandes carencias", en concreto pedagógicas, además de la "desvalorización del libro", la "influencia negativa en la industria cultural gallega" y en el proceso de normalización lingüística. "El sector ya avisó e invitó al análisis a los responsables de la Administración", recordó.

En este sentido, el presidente de la AGE, Alfonso García Sanmartín, apuntó entre las "consecuencias más graves" el hecho de que la industria deje de elaborar libros y lleguen a cerrar librerías por falta de ventas, en el caso de que no haya retorno de la inversión. Por ello, los empresarios resaltaron que incluso se plantearán editar en gallego "si no es rentable".

No obstante, Sanmartín, que afirmó que la gratuidad "fue un engaño para ganar votos", resaltó que se trabaja para que la Xunta estudie la propuesta avalada por informes, por lo que precisó que confía en que la mesa técnica del libro, en el que están representadas las consellerías de Educación y Cultura, "se volverá a sentar".

Al respecto, el presidente de la Federación de Libreiros de Galicia, Xaime Corral, manifestó que "hay voluntad" por parte de la Administración gallega de abordar de nuevo el sistema de gratuidad con el fin "de llegar a buen puerto". Sin embargo, señaló que deberá ser una aplicación "gradual" porque "no se puede implantar de repente". "Espero voluntad política para cambiar la situación", aseveró.

Situación de incertidumbre


Por ello, el sector demandó un "esfuerzo adicional" de la Administración para "terminar con la situación de incertidumbre tremenda que tiene el sector".

Los libreros recalcaron la dependencia del sector de este ámbito comercial, salvo el 18% de las librerías que no trabajan con libros de texto. Así, Corral comentó que la facturación en este ámbito se sitúa en un mínimo del 30% y un máximo del 60%. "Con esta dependencia nos jugamos la subsistencia", apostilló.

El coordinador del estudio, Eduardo Picón, de la USC, resaltó que el informe recomienda el cambio en el sistema de préstamo por el de ayudas directas basándose en que "sea universal o cuasiuniversal"; proporcional a la renta familiar, y canjeable mediante un bono-libro o tarjeta electrónica. De este modo, defendió que otras comunidades apostaron por instaurar este modelo y los resultados "están siendo plenamente satisfactorios".

AYUDA DIRECTA.

Picón manifestó que la ayuda directa constituye la solución "más acertada y viable" a los problemas detectados en el modelo de préstamo, porque no "limita" el aprendizaje y no agudiza los desequilibrios sociales, y representa el modelo "más justo y equitativo" socialmente para los alumnos y las familias.

Además, el informe confirma que la ayuda directa supone un ahorro económico para las familias "similar" al que se produce con el préstamo. "Es el más ventajoso y adecuado en cuanto a los aspectos pedagógicos que impulsan la implementación de los sistemas de gratuidad", precisa el estudio, al tiempo que añade que implica una reducción de la carga administrativa a los centros y profesores con respecto al modelo de préstamo, lo que redunda en la mejora de la calidad de la enseñanza.

GASTO.

Eduardo Picón destacó que el estudio pone de manifiesto que las familias gallegas siguen comprando libros de texto e invierten en cada hijo una media de 54,4 euros cada año, lo que incrementa el gasto total en materiales escolares realizado por las familias en el inicio del curso académico un 21,3%. El desembolso aumenta a 102,61 euros entre los escolares de clase media alta; 46,12 euros en la clase social media; y 49,74 para la baja.

Galicia gastó el año pasado 66 euros por alumno y 108 euros por cada este ejercicio, por lo que Picón consideró que "hay modelos alternativos". "El sistema de ayudas directa no es más caro para la Administración que un sistema de préstamo", aclaró y reiteró que el préstamo "no es un sistema justo socialmente".

Según el trabajo, el 82% de los padres gallegos considera que la principal desventaja del sistema de préstamo de libros de texto radica en que "impide" al alumno utilizar los manuales como herramienta de trabajo, limita sus oportunidades de aprendizaje y comprensión y no establece la gratuidad total.

Además, incide en que genera "mucho rechazo" entre el sector docente y tampoco es aceptado por los equipos directivos que ven en su gestión administrativa "una enorme traba a su trabajo", estima, según puntualizó Picón, en 22 jornadas laborales completas. Por ello, resaltó que la valoración, en una escala de de 0 a 10, se reduce a 3 puntos, lo que sería "muy deficiente".

MOTIVACIÓN.

Con todo, el estudio resalta que las ayudas directas contribuirán a fomentar más la motivación de los alumnos (el 51,6%), el rendimiento académico (68,8%) y mejorar la calidad de la enseñanza (72,2%), según sostuvieron padres y profesores. Así, un 18% de los progenitores indicaron que sus hijos recibieron los libros en mal estado o sucios, hecho que "contribuye a generar rechazo del sistema".

Del mismo modo, lamentaron que los escolares no puedan trabajar directamente con los libros, sin poder subrayar, por lo que recurren a fotocopias como recurso didáctico, y un 24,5% de los profesores afirma haber incrementado su uso para desarrollar la docencia.