Galicia Hoxe Radio Obradoiro CorreoTV Tierras de Santiago Anova multiconsulting
El Correo Gallego
Google
Portada
atrás Comparte en Yahoo la noticia Austeridad y diálogo, señas del V presidente Comparte en Del.icio.us la noticia Austeridad y diálogo, señas del V presidente Comparte en Menéame la noticia Austeridad y diálogo, señas del V presidente imprimir recomendar Aumentar texto Reducir texto

relevo en la xunta, llega la era feijóo

Austeridad y diálogo, señas del V presidente

26.04.2009 Feijóo ha cumplido el porcentaje mínimo de mujeres conselleiras marcado por la Ley de Igualdade: 4 de un total de 10 miembros que componen el Consello, el 40%

MÓNICA NOGUEIRA

La estampa más familiar. Feijóo, en un cariñoso gesto hacia su sobrina, junto a sus padres, su pareja, Carmen Gamir, y su hermana en su de toma de posesión como presidente de la Xunta FOTO: R. Escuredo/F. Blanco
La estampa más familiar. Feijóo, en un cariñoso gesto hacia su sobrina, junto a sus padres, su pareja, Carmen Gamir, y su hermana en su de toma de posesión como presidente de la Xunta
FOTO: R. Escuredo/F. Blanco
Cuarenta y siete días después de haber ganado las elecciones, Alberto Núñez Feijóo se convertía el pasado fin de semana en el quinto presidente de la Xunta de Galicia, con los 38 votos de los diputados del PP. Los grupos de la oposición, PSdeG y BNG, contestaron con un contundente no a la propuesta de investidura, mientras que las palabras que el presidente electo pronunció con reiteración fueron: "diálogo, pacto y acuerdo", al tiempo que ofreció consenso en economía, bienestar y autogobierno.

Tanto en el Debate de Investudura como en su toma de posesión, Feijóo quiso hacer de las políticas del consenso y austeridad sus señas de identidad. Su intención, y así lo expresó en cada uno de los actos en los que participó en esta primera semana como titular del Ejecutivo autonómico, es que el acuerdo llegue desde la financiación autonómica, pasando por las políticas de empleo y la reforma del Estatuto, hasta la normalización lingüística.

Los pasos hacia una Xunta más austera en tiempos de crisis han sido firmes en los primeros diez días de la ‘era Feijóo’. Después de cumplir con el último trámite para convertirse en presidente, prometiendo su cargo y apelando al galleguismo para hacer frente común contra la crisis, una discreta puesta en escena en la compostelana Praza do Obradoiro acreditó su nueva condición ante 5.000 personas con la única intervención de la Real Banda de Gaitas de la Diputación de Ourense y muy lejos del despliegue escénico de la toma de posesión de Touriño en 2005.

El recorte de gastos se hizo más patente con la presentación del nuevo Gobierno –reducido a 10 conselleiros (seis hombres y cuatro mujeres)– y con una estructura orgánica que reduce casi la mitad de los altos cargos respecto al Ejecutivo precedente.

lberto Núñez Feijóo arrancó oficialmente su mandato, tras la promesa del cargo en un acto solemne en el Parlamento, con la voluntad de situar el galleguismo "como punto de encontro" de una sociedad que presenta "diferentes matices".

Cargado de "humildade persoal, pero tamén con toda a ambición colectiva", el nuevo presidente de la Xunta se presentó como "un galego máis" dispuesto a explotar el "galeguismo" que "nos une". Pese a hacer hincapié en un ideario que "nace na cidadanía" y es expresión "do noso tempo", Feijóo dejó también muy claro su compromiso bilingüe, al utilizar el castellano para dirigirse primero en la Cámara autonómica a Manuel Chaves, vicepresidente tercero del Gobierno, que representó a la Administración central en la toma de posesión; y después en el primer acto público en la plaza del Obradoiro a los emigrantes.

El presidente de la Xunta entre un baño de multitudes ansiosas por felicitarle tras su toma de posesión en la Praza do Obradoiro  FOTO: R. Escuredo/F. Blanco
El presidente de la Xunta entre un baño de multitudes ansiosas por felicitarle tras su toma de posesión en la Praza do Obradoiro
FOTO: R. Escuredo/F. Blanco
Tanto en el acto protocolario, en el que insistió en la necesidad de alcanzar "pactos" y "consenso" entre los grupos parlamentarios, pero también con los representantes "da plural sociedade civil galega", como en la escenificación institucional de la toma de posesión en la Praza do Obradoiro, la emoción embargó a Feijóo, que en varias ocasiones a duras penas logró contener las lágrimas.

La amenazante lluvia, que finalmente no enturbió el festejo, no desanimó a las más de 5.000 personas que acompañaron al quinto presidente gallego en su estreno oficial como tal. La austeridad del acto contrastó con el protagonizado por su antecesor en la Xunta, Emilio Pérez Touriño, hace cuatro años.

Precisamente, la austeridad, junto con el ánsia de alcanzar consensos, se han convertido en las señas de identidad del nuevo jefe del Ejecutivo autonómico. Los planes de ahorro para las arcas públicas no se hicieron esperar y, tal como prometió durante la campaña electoral, Feijóo metió la tijera a fondo a la hora de organizar el nuevo Consello de la Xunta. De doce consellerías y una Vicepresidencia del bipartito pasan ahora a 10 consellerías.

El presidente ha unido el área de Medio Ambiente con la de Ordenación del Territorio. La Consellería de Economía cambia por primera vez en la historia de la autonomía su nomenclatura y pasa a denominarse de Facenda. Industria también dejará de ser cabecera de departamento para denominarse ahora de Economía e Industria, incorporando el Instituto Galego de Promoción Económica (Igape) que hasta ahora dependía de Economía.

Desaparece del organigrama de la Xunta la Consellería de Vivenda, que había creado el bipartito y que ahora volverá a incorporarse a la macroárea de Ordenación Territorial.

Con la desaparición de la Vicepresidencia, Feijóo ha desviado las competencias de bienestar a la Consellería de Traballo para simplificar las relaciones con el departamento homólogo del Gobierno central.

Cultura recupera el área de Turismo que había pasado a Industria y se une al nombre del departamento en sustitución de Deporte, que pasa a depender directamente del presidente.

En la Consellería de Pesca se integran los puertos y pasa a llamarse de Mar para agrupar todas las competencias del sector.

Las consellerías de Educación y Medio Rural conservan sus denominaciones y en la primera se integra Política Lingüística. El departamento de Sanidade simplifica la suya y la de Traballo será ahora de Traballo e Benestar.

El recorte de altos cargos en el Gobierno liderado por Feijóo llegó a secretarías xerais, direcciones xerais y delegaciones provinciales, eliminando un total de 59 (pasando de 125 con el bipartito, a los actuales 66). Esta reducción cercana a la mitad (un 47%) afecta en su mayor parte a la supresión de los delegados provinciales, ya que frente a los 51 de la anterior legislatura pasan ahora a ser un total de cinco ‘superdelegados’, uno por provincia y se añade un quinto para Vigo.

Mariano Rajoy estrecha las manos de Feijóo, al que agradeció su “filosofía” en Galicia   FOTO: R. Escuredo/F. Blanco
Mariano Rajoy estrecha las manos de Feijóo, al que agradeció su “filosofía” en Galicia
FOTO: R. Escuredo/F. Blanco

a plana mayor del PP arropó como una piña al quinto presidente de la Comunidad de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, cuya victoria en las urnas fue interpretada en las filas populares como el inicio de la reconquista de La Moncloa.

El ex presidente de la Xunta y fundador del Partido Popular, Manuel Fraga, y la cúpula del PP nacional, con su presidente a la cabeza, Mariano Rajoy; la secretaria general, María Dolores de Cospedal y la portavoz en el Congreso de los Diputados, Soraya Sáenz de Santamaría completaron la foto en el broche final del último acto institucional que convirtió a Feijóo en el titular de la Xunta en la VIII Legislatura que ahora se inicia.

Además otros pesos pesados de los populares aterrizaron en Santiago de Compostela para realzar el regreso de los conservadores a la Xunta de Galicia. Este fue el caso de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y del alcalde de la capital de España, Alberto Ruiz Gallardón.

Menos de 24 horas más tarde de haber tomado posesión de su cargo, Núñez Feijóo nombró a su Gobierno. "Me sinto orgulloso de encabezar un grupo de galegos capaces, eficaces e comprometidos para conformar un Goberno de dez consellerías que deberá funcionar como unha soa persoa, e que ante os retos que temos por diante, deberá responder como un Goberno dez", destacó Feijóo en el acto oficial de toma de posesión de sus cargos los conselleiros.

Los nuevos integrantes del Ejecutivo autonómico recuperaron la fórmula del juramento –utilizada por ocho de los miembros del Ejecutivo– y todos con la mano sobre la Biblia y ante un crucifijo. Una puesta en escena diametralmente diferente a la utilizada por el anterior Gobierno bipartito en la que fueran eliminados todos los símbolos religiosos y en la que sólo se escucharon promesas. En el Salón Nobre del Pazo de Raxoi, sala reservada para la Xunta de Galicia, el Ejecutivo cumplió con los trámites para su nacimiento en un acto breve y austero.

Feijóo defendió la fusión de varios departamentos "sen que iso supoña postergar ou minusvalorar a ningún sector". Además, valoró que en el nuevo Ejecutivo "non ten cabida ningún tipo de despotismo" y resumió su filosofía "na frase que serviu de credo aos pais da democracia americana: un Goberno do pobo e para o pobo". No obstante, consciente de que "nos non somos infalibles", apuntó, "saberemos rectificar" porque los "grandes protagonistas desta difícil singladura son os cidadáns e os seus problemas".

Aplausos y críticas

Los empresarios gallegos aplaudieron el nuevo organigrama de la Xunta ya que consideran que "está formado por personas jóvenes y con ganas de trabajar", y calificaron de "positiva" la fusión de consellerías, especialmente la de Industria y Economía, como una medida para combatir contra los efectos de la crisis. Según declaró el presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), Antonio Fontenla, en crisis es "importante" que dos consellerías como Economía e Industria caminen "juntas".

Por el contrario, los ecologistas calificaron de "fatal" la decisión de Feijóo de englobar Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras en una Consellería y que sea precisamente la naturaleza la que "pague la crisis" al quedarse sin departamento.

Los sindicatos valoraron que se mantenga en el nuevo Gobierno el área de trabajo como específica, porque la consideran "imprescindible" en la sociedad actual y máxime en momentos de crisis, aunque se mantienen espectantes hasta que se conzca el total desarrollo del organigrama de la nueva Administración.

ALFONSO RUEDA

Conselleiro de Presidencia
“Me centraré en los problemas que de verdad importan a la gente y en cumplir los compromisos adquiridos en la campaña”.

MARTA FERNÁNDEZ

Conselleira de Facenda
“El reto será cerrar el nuevo modelo de financiación autonómica”. Dijo también que “habrá que retocar y reorientar los presupuestos”.

AGUSTÍN HERNÁNDEZ

Conselleiro de Medio Ambiente
“Estoy abrumado y preocupado por recibir tres de las anteriores carteras, y  por estar a la altura del reto que tengo ante mí”.

JAVIER GUERRA

Conselleiro de Economía
“La unión del Igape con Industria tiene todo el sentido económico”. Anunció que  “en breve” habrá  un plan de choque.

JESÚS VÁZQUEZ

Conselleiro de Educación
“Tenemos mucho voto prestado por el tema de la lengua en la enseñanza. Es una cuestión que intentaremos consensuar”.

PILAR FARJAS

Conselleira de Sanidade
“Va a ser una etapa de acuerdos, de consenso y de colaboración. Contaremos con dos referencias: usuarios y profesionales”.

ROBERTO VARELA

Conselleiro de Cultura
“El problama de la Cidade da Cultura es que nació como un hijo no querido. La prioridad será sacarle la mayor rentabilidad posible”.

BEATRIZ MATO

Conselleira de Traballo
“Mi primera llamada estará destinada a sindicatos y patronal”. Hará un borrador de “medidas para paliar la hemorragia del paro”.

SAMUEL JUÁREZ

Conselleiro de Medio Rural
“En mi gestión daré prioridad a los temas más inmediatos, como el conflicto lácteo y la prevención de incendios”.

ROSA QUINTANA

Conselleira do Mar
“Trabajaremos mucho para el sector del mar y pesquero. La inclusión de Portos  era una reivindicación de siempre”.

La paridad en el Consello causa el primer tropiezo con la oposición

Polémica o La Xunta y el PSdeG polemizan a cuenta de la distinta interpretación sobre la aplicación o no de la ley de igualdad en el Consello. Mientras que la Xunta
considera que el Gobierno de Núñez Feijóo, integrado por cuatro conselleiras y seis conselleiros, sí cumple la legalidad porque el presidente y el Consello son “órganos diferenciados”, el grupo parlamentario socialista insiste en que “la Xunta es el órgano colegiado de Gobierno de Galicia” y “está compuesta por el presidente vicepresidente o vicepresidentes, en su caso, y los conselleiros”, para reiterar que el Ejecutivo autonómico “incumple” la Ley. El texto de la discurdia estipula que “el porcentaje de sexo menos representado en el Consello de la Xunta no puede ser inferior al 40 por ciento”. Al respecto, la Xunta emitió un comunicado en el cual se remite al artículo 152 de la Constitución española para defender que establece “claramente” que el Consello de Gobierno y el presidente “son fi guras diferenciadas, ya que asumen competencias distintas”.El PSdeG insiste en su interpretación y ha pedido un informe jurídico al respecto. Mientras, el BNG, que comparte el criterio socialista, pide explicaciones a Feijóo.  

 
atrás Comparte en Yahoo la noticia Austeridad y diálogo, señas del V presidente Comparte en Del.icio.us la noticia Austeridad y diálogo, señas del V presidente Comparte en Menéame la noticia Austeridad y diálogo, señas del V presidente imprimir recomendar Aumentar texto Reducir texto
Ante cualquier duda, problema o comentario
en las páginas de El Correo Gallego envíe un
e-mail a info@elcorreogallego.es. Titularidad
y política de privacidad