Galicia Hoxe Radio Obradoiro CorreoTV Tierras de Santiago Anova multiconsulting
El Correo Gallego
Google
Portada
atrás Comparte en Yahoo la noticia 21/12/12, el último día de la civilización
Comparte en Del.icio.us la noticia 21/12/12, el último día de la civilización
Comparte en Menéame la noticia 21/12/12, el último día de la civilización
imprimir recomendar Aumentar texto Reducir texto

un más que anunciado fin del mundo

21/12/12, el último día de la civilización

20.12.2009 Los mayas, el I Ching, e incluso la Biblia predijeron esta fecha como la del verdadero Apocalipsis. Al menos, el comienzo, con toda la violencia posible, de una Nueva Era. Lawrence Joseph, asesor científico del New York Times, ha corroborado los datos históricos. Recemos para que no sea cierto.

ISIDORO PEÑA

Uno de los posibles fines de la Tierra sería el impacto de un meteorito que tuviese medio kilómetro de ancho. Pero hay varios, muchos más
Uno de los posibles fines de la Tierra sería el impacto de un meteorito que tuviese medio kilómetro de ancho. Pero hay varios, muchos más
En el curso del tiempo, el hombre ha sido avisado infinidad de veces. El mensaje era siempre el mismo: no eres capaz de administrar tu territorio. Va a serte arrebatado. Eso interpretaban, al menos, los sacerdotes, los gurús, los chamanes de tantas civilizaciones que han poblado el Planeta Tierra. La reacción solía ser común en todas las épocas: una indiferencia total entre la popblación de a pie. Agotar los recursos, o, incluso, planificar adrede la destrucción de gran parte de todos ellos no era óbice ni cortapisa –como diría algún estudioso– para que el Ser Humano dejase de seguir pensando en su beneficio propio e inmediato.

Y así pasa lo que pasa. Las reuniones de Copenhagen de estos días podrían –hipotéticamente– poner freno a algunos desmanes. Ojalá lo consigan.

Lo malo de la cuestión son las cosas de las que no somos responsables. Como las tormentas solares. La última, en 2005, supuso el Katrina, el Rita, el Wilma y un tsunami justamente famoso.

O el hecho de que el Sistema Solar haya entrado en una nube de energía interestelar que está destrozando el habitat de todos los planetas.

O el hecho de que ya toque una erupción del volcán Yellowstone, capaz de aniquilar el 90% de la población.

¿Fecha clave? Diciembre de 2012. El año del caos.

En octubre de 2007 apareció publicada en España la obra de Lawrence E. Joseph titulada originalmente Apocalypse 2012: A Scientific Investigation into Civilizations’s End, titulada aquí, al pie de la letra, Apocalipsis 2010: Un estudio sobre el fin de la civilización (fue editada por Planeta).

Hemos sido bombardeados durante décadas por libros milenaristas. Es decir: opúsculos que anunciaban, de una u otra manera, el fín de nuestros días. Varias congregaciones, o sectas, que pedían insistentemente que hiciéramos acto de contrición por nuestros innumerables pecados, al grito de "¡¡¡Arrepiéntete, pecador...!!!". Fuere en el Hyde Park londinense, donde ese particular ha abundado, o en el Central Park neoyorquino, o en el Duomo de Milán, o en las Ramblas barcelonesas, siempre hubo un predicador sermoneando sobre la posobilidad inminente de una catástrofe que nos llevaría a todos a la tumba.

El Sol es nuestro astro genético, de acuerdo. Él nos alimenta, y mantiene la vida en nuestro planeta. Pero sus tormentas (sus erupciones, como la que se ve aquí) pueden significar nuestro final
El Sol es nuestro astro genético, de acuerdo. Él nos alimenta, y mantiene la vida en nuestro planeta. Pero sus tormentas (sus erupciones, como la que se ve aquí) pueden significar nuestro final
Antes de eso, ideologías nacidas al amparo de todas las confesiones posibles (del Corán a la Biblia pasando por la Torah o el Mahabharata) nos amenazaban con el fín inmediato. Y esto desde el principio justo de las diversas civilizaciones que fueron poblando el Planeta.

Mayas

Es evidente, y muy conocido, que entre los mayas hubo una suerte de generación de genios incontestables, que practicaban, de forma muy avanzada en muchos siglos, disciplinas puntuales como la medicina, la física o la astronomía. Y lo mismo volvería a pasar con otro pueblo que podemos situar exactamente en paralelo con ellos: los egipcios.

Los mayas construyeron el calendario más exacto de la Antigüedad. Observaron las estrellas y el Universo entero, y llegaron a conclusiones harto curiosas que se adelantaban a Newton o a Galileo, y que hoy mismo podríamos firmar sin sonrojo. Es decir: eran una civilización de grandes científicos, de los cuales podríamos haber aprendido un montón de cosas, si no fuera por la gesta "civilizadora" de gentes iluminadas por un criterio estrictamente intransigente, que los masacró sin piedad físicamente, y que quemó todo vestigio de su notoria sabiduría en tan amplios campos.

Nos referimos, como ustedes comprenderán, a los colonizadores españoles, o portugueses, o tantos más, llegados luego a yermos parajes ensangrentados.

Ellos, los mayas, fueron los primeros en establecer un cálculo que determinaría el fin de todas las civilizaciones. Tras describir como nadie –antes ni después– el Universo Visible, se permitieron el lujo de aplicar fórmulas matemáticas para determinar cuándo tendría lugar el Fin de la Humanidad.

Y lo averiguaron. Y la fecha en cuestión sería, curiosamente, el 12 de diciembre de 2012.

Ciencia

El parque de Yellowstone es uno de los parajes más hermosos. Bajo él se esconde el mayor volcán de la Tierra
El parque de Yellowstone es uno de los parajes más hermosos. Bajo él se esconde el mayor volcán de la Tierra
Ese dato iba a coincidir con el mismo que podríamos encontrar en ciertos pasajes de la Biblia o del I-Ching, el libro de las adivinaciones oriental por excelencia. Pero habría de ser común a ciertas culturas aborígenes sudamericanas, como los indios Anasazi, emparentados, por lo que parece, con los Apaches norteamericanos.

Lo curioso es que, cuando todo el mundo creía que lo del 2012 era una apuesta esotérica más, nos encontramos con que científicos de países como Estados Unidos, Rusia o Japón coinciden en que ese año va a ser absolutamente catastrófico.

En el libro de Joseph se nos aclaran los orígenes de la siniestra teoría.

Por ejemplo, que desde 1940, el Sol ha tenido una actividad enormemente infrecuente. Que desde el año 2003, los niveles (tormentas electromagnéticas, registradas en las famosas manchas solares) han ido creciendo paulatinamente. Que en 2005, una actividad extra creó en nuestro mundo una actividad paralela que se transformó en tormentas, huracanes y tsunamis con nombre propio: Katrina, Rita, Wilma y tantos otros. Que nuestro campo magnético, defensa clásica contra tales radiaciones solares, ha comenzado a virar, de forma que ya hay un intercambio demostrado entre el signo del Polo Norte y del Polo Sur, ha generado huecos semejantes al tamaño de tres Galicias. Que el Sistema Solar ha entrado en un gigantesco campo de energía interestelar que desetabiliza tanto al Sol como a cualquiera de los planetas, y que su pico máximo se dará en 2012, o que al volcán Yellowstone, dormido durante seiscientos mil años, está a punto de despertar (y que la última vez que lo hizo se cepilló al 90% de la población humana), o que estamos expuestos cada vez más a asteroides "sorpresa"...

Total, señores. No nos gustaría que ocurriera. Pero, sea como fuere, quedan ustedes avisados con suficiente tiempo...

 
atrás Comparte en Yahoo la noticia 21/12/12, el último día de la civilización
Comparte en Del.icio.us la noticia 21/12/12, el último día de la civilización
Comparte en Menéame la noticia 21/12/12, el último día de la civilización
imprimir recomendar Aumentar texto Reducir texto
Ante cualquier duda, problema o comentario en las páginas de El Correo Gallego envíe un e-mail a info@elcorreogallego.es
Titularidad y política de privacidad. Política de Cookies