El Correo Gallego

Última Hora » Galicia

alarma frente a la costa gallega

Las autoridades españolas solicitan al armador un plan de actuación para abordar el enfriamiento de la carga

Un representante de la firma propietaria diseñará con la tripulación el operativo para afrontar la descomposición de la mercancía

E.P. A CORUÑA  | 19.02.2007 
A- A+

La directora general de la Sociedad Estatal de Salvamento Marítimo, Pilar Tejo, informó esta tarde de que han solicitado al armador del 'Ostedijk' que antes de las 22.00 horas de hoy facilite un plan de actuación sobre el barco, con el objetivo de determinar cómo llevar a cabo la operación de enfriamiento de la carga en descomposición.

En rueda de prensa, Tejo explicó que este plan también podría proponer la descarga del producto, si bien puntualizó que será la Autoridad Marítima la que deberá analizar su diseño y autorizar su puesta en marcha. Asimismo, concretó que este órgano puede exigir unas "prevenciones" y apostilló que "no es imprescindible" exigir una garantía económica al armador.

La directora general informó también de que, "en estos momentos", el buque está al este de la ría de Viveiro, a 13 millas de la costa, y los ocho tripulantes que quedaban, incluido el capitán, fueron trasladados a la embarcación de Salvamento 'Don Inda'. Según explicó, este traslado se hizo por "la necesidad de dar más velocidad al tren de remolque", para proceder al enfriamiento de la carga en descomposición.

En este sentido, precisó que, "con el ritmo actual, las emanaciones estaban afectando a la tripulación". Así, cuando el capitán llegó al 'Don Inda' se sintió "indispuesto" y solicitó su evacuación a tierra, de lo que se encargó la Salvamar 'Sargadelos'. Una vez en puerto, fue llevado hasta el Hospital de Burela para ser sometido a un reconocimiento, puesto que presentaba los mismos síntomas que los cuatro marineros atendidos ayer en el Juan Canalejo de A Coruña.

Mando

A mayores, Tejo explicó que, ahora, el mando fue asumido por el primer oficial del barco y que un representante de armador se dirigía hacia el 'Don Inda' para reunirse con la tripulación del barco holandés y planificar las actuaciones a realizar en el 'Ostedijk'.

Por otra parte, dos técnicos noruegos de la compañía fabricante del producto que porta el buque llegaron esta tarde a A Coruña y mantienen reuniones con técnicos de Fertiberia y Salvamento Marítimo, para analizar la situación de las más de 6.000 toneladas de producto fertilizante.

Asimismo, Pilar Tejo explicó que el remolcador 'Alonso de Chaves' está aportando agua de forma intermitente al barco, con el objetivo de intentar reducir la temperatura de la bodega donde se encuentra la carga que se está descomponiendo. El propósito del enfriamiento es "parar" el proceso de descomposición y añadió que, de lograr este objetivo, la mercancía "ya se podría descargar donde se quisiera".

Además, explicó que, a simple vista, el agua vertida por el 'Alonso de Chaves' "no ha dado resultado sobre las emanaciones de gases", pero insisitió en que "ayuda a reducir la temperatura". Al respecto, puntualizó que el agua se vierte sobre la tapa de las escotillas de la bodegas cerradas, de modo que no será hasta una segunda operación cuando se haga directamente sobre la mercancía, una decisión que deberá planificar el representante del armador con la tripulación.

Zona de abrigo

No obstante, precisó que esta maniobra exige que el barco esté en una "zona de abrigo" y que, además, depende de las condiciones climatológicas y del propio mar. Según ella, esta zona de abrigo se ubicaría a cinco millas de donde se encuentra actualmente el barco.

Además, negó que la descomposición de la carga se haya extendido a una nueva bodega y, en relación a las alertas de la organización Greenpeace, que cuestionó si se trataba de algún tipo de combustión, declaró que los expertos y los fabricantes del producto han explicado que "lo que hay es una descomposición autosostenida, perfectamente conocida y estudiada".

Con todo, rechazó especular acerca de los días que podrá permanecer el barco en aguas gallegas y admitió que la Generalitat valenciana "está en su derecho a decir que no quiere que --el buque-- vaya", pero recordó que la decisión compete al armador. Así, aclaró que, cuando desaparezca la descomposición de parte de la carga, sí podría dirigirse a cualquier puerto y descargar el resto de la mercancía.