El Correo Gallego

Noticia 8 de 714 noticia anterior de El gran símbolo de Galicia Especiales » El gran símbolo de Galicia

La carraca de la Catedral sonará en cinco ocasiones mañana y el Sábado Santo

Tiene forma de cruz y pesa 200 kilos // Las tropas napoleónicas dejaron la ciudad por su estruendo

La carraca de la Catedral de Santiago pesa 200 kilo - FOTO: CATEDRAL
La carraca de la Catedral de Santiago pesa 200 kilo - FOTO: CATEDRAL

C. NOYA SANTIAGO   | 29.03.2018 
A- A+

El sonido de la histórica carraca de la Catedral de Santiago volverá a escucharse mañana y el Sábado Santo, sustituyendo el tañido de las campanas. Es un instrumento de percusión de enormes dimensiones que se encuentra alojado en la torre norte de la fachada del Obradoiro.

La carraca sonará en cinco ocasiones, coincidiendo con el inicio de los oficios litúrgicos, durante varios minutos. Así, mañana, Viernes Santo, la carraca sonará a las 12.00 horas y a las 18.00 horas; mientras que el Sábado Santo lo hará a las 12.00 horas, a las 18.00 horas y a las 22.00 horas.

La carraca tiene forma de cruz de San Andrés, con una longitud de dos metros para cada brazo, 200 kilos de peso y está hecha con madera de castaño. Se acciona manualmente con una manivela. La que suena desde el último Año Santo de 2010, cuando el Consorcio de Santiago recuperó este instrumento, es una réplica de la que existió hasta mediados del siglo pasado y está compuesta por cuatro cajas de resonancia rectangulares colocadas en cruz. Se colocó en la Basílica con la ayuda de una gran grúa.

La vieja carraca, aunque en desuso, está conservada y se puede visitar en el Museo de la Catedral como parte de la visita a las cubiertas del templo. Las carracas se hacían sonar en las celebraciones de Semana Santa como símbolo de duelo por la muerte de Cristo.

 

ESCASEZ. Pocas catedrales conservan su carraca, un instrumento instaurado en el siglo VIII que quedó en desuso con el paso del tiempo y que recordaba el duelo a los católicos. Sevilla o Pamplona también la utilizan. En Compostela la matraca permaneció en silencio durante medio siglo, hasta que en 2010 fue restaurada, trasladada al museo catedralicio y sustituida en lo alto de la torre por una copia exacta, ante el complicado reto de imitar fielmente un sonido nunca registrado, sólo recordado por los más viejos del lugar.

Cuenta la leyenda que el ruido de la antigua carraca de la Catedral de Santiago era tal que hizo creer a las tropas napoleónicas que se había producido un motín en la ciudad y decidieron levantaron el campamento y marcharse de Compostela.

santiago@elcorreogallego.es