El Correo Gallego

Opinión » Cartas al Director

Doris Sánchez Matos . Santiago

Tragedia en Haití

15.01.2010 
A- A+

Al enterarme a primera hora del terremoto ocurrido en Haití, el país más pobre de América, sentí un gran dolor en mi corazón, este pobre país lleno de miserias, hambruna, desempleo y falta de atención ha sido siempre mi gran tristeza.

Vecinos muy cercanos de mi país, República Dominicana, separado por el río Artibonito, con sus conflictos de por vida, abusos, pago de mano de obra injusta, se prestan para cortar la caña, demoler a mazo construcciones de puro cemento cuando los dominicanos se negaron, apertura y cerradas constantes de la frontera entre ambos países, pero el hambre puede más y muchos murieron en el intento de traspasarla ilegalmente. Gente sana, seria, trabajadora que la pobreza se lleva a las entrañas de la tierra. Un país en el que sólo existen dos clases, la clase alta y la baja, no hay términos medios.

Hago un llamado a todos los países para que entiendan que no sólo se debe acudir a países como Haití cuando ha ocurrido una catástrofe, esta gente necesita ayuda permanente durante los 365 días de cada año. Haití se está desmoronando, está desapareciendo porque se lo está tragando la miseria en que viven sus habitantes.

Los más ricos viven en una zona muy exclusiva y distante de las miserias de sus compatriotas. Las ONG hacen lo que pueden, pero faltan muchos recursos, falta más ayuda, en estos momentos son muchos los países que se están identificando con lo acontecido y están enviando ayudas, parte el corazón ver las imágenes en los medios de comunicación. Mi sentido pesar a ese querido país.