El Correo Gallego

Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

reseña musical

RAMÓN G.BALADO

Alexander Gold a través de su escuela

14.02.2016 
A- A+

Concierto de alumnos de Alexander Gold que nos invitan a su sesión  en la Escuela Berenguela-19 h.-, una representación de algunos de ellos, a los que hemos escuchado recientemente y en variadas citas. Sabela López abre con la Danza de las marionetas de Samuel Maikapar, profesor en el Conservatorio de St Petersburgo, en donde realizó la proeza de interpretar la integral las sonatas de Beethoven en siete días en 1927, homenaje en su centenario, Antón Figueroa, sigue con el pianismo cargado de tintas de Aram Katchaturian, compositor que en cierta medida seguía la tradición de Gliere y Vassilenko y del tendremos la Toccata en mi b. m., una de esa pieza que han alcanzado gran popularidad gozando de la ventaja para el intérprete de tener una dificultad moderada, en todo caso queda al fondo una visible influencia de la tradición seguida por los músicos impresionistas a los que supo entender perfectamente. Julieta Dix, se adentra en el Chopin de la Fantasía Impromptu, Op. Post 66.  El polaco-francés, por su arraigo asimilado, incluirá tres obras con la palabra fantasía y una de ellas es precisamente esta. La forma lograda en este estilo de composiciones, tiene su muy personal encanto, que la aproxima con certeza a otras de Schubert. A la distancia de dos siglos de su realización, en 1855, el autor mantuvo su oposición a la que obra se publicase y las razones serán una cuestión sin respuesta, por eso su condición de póstuma. Su amigo Julian Fontana, la salvó de la destrucción.

Sara Pinake, con su galardón obtenido en la pasada edición del Curso de Música en Compostela y su importante participación en el festival de Peregrinos Musicales que promueve Ilona Timchenko, apuesta por el Liszt de La tarantela, título equívoco porque no supone una traslación sin más de esa forma con tintes folklóricos. Una pieza que forma parte del ciclo Venezia e Napoli, suplemento del Segundo cuaderno de los Años de peregrinación. Son las tres: Gondoliera, Canzone y Tarantella, siendo esta la más desarrollada y destacando por su inteligente juego en equívocos mayor/ menor de la tonalidad de sol. Parte en sus fundamentos de una idea perteneciente a una obra de Guillaume Louis Cottrau.

Sasha Totkalova, recién incorporada al magisterio del profesor Gold y a la que volveremos a escuchar en breve en el XVIII Ciclo de Novos Intérpretes, nos aproximará al mundo estético de Robert Schumann y en concreto a sus Estudios Sinfónicos, un tipo de piezas que le ocuparían unos meses entre 1834 y 1835. La obra en su conjunto resultó de sumo interés al autor, ya que la revisó en varias ocasiones antes de darle la forma definitiva, hasta el propio título llegó a cambiar desde el inicial que había avanzado como Variaciones poéticas.

Vitalii Barylick, nos vuelve a mostrar su dominio en el pianismo beethoveniano con la Sonata nº 23, en fa m. Op 57-Apasonata- de Beethoven, aunque esta vez solo nos ofrezca el primer movimiento. Fue la obra con la que colaboró en el XVIII Ciclo de Novos intérpretes, resultando su lectura una exhibición de poderío y seguridad. La sonata que para Boucourechliev, y en concreto en su primer movimiento, el clima dramático aparece elaborado también desde el ángulo físico de los sonidos. También la Sonata nº 7 en Si b M.p 83 de Prokofiev en los movimientos segundo y tercero, la más conocida y que tuvo la fortuna de conocer su estreno gracias a Sviatoslav Richter, quien se la aprendió en cuatro días