El Correo Gallego

Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

{ RESEÑA MUSICAL }

RAMÓN G.BALADO

Chelistas en Berenguela

25.01.2014 
A- A+

ALUMNOS DE LA CHELISTA de la R.F.G. Barbara Switalska en la Escuela Berenguela en concierto abierto –hoy, 17 h.– para rendir resultados de obras que abarcan desde los barrocos al repertorio romántico. Pianista acompañante, será Emmanuelle Janisz. Jimena Andión García, aporta convenientemente traspuesta una pieza de las Romanzas sin palabras de F. Mendelssohn, invenciones muy personales del autor que iría recopilando en el conjunto de ocho cuadernos. Ejercicio pues de la libertad imaginativa y un tanto idealista fruto de sus necesidades cotidianas y cuyo resultado sería más de cincuenta delicadas creaciones, siempre apreciadas por los buenos aficionados.
Nuria González Mella, aporta dos obras. El J.S.Bach de su suite nº 4, en Mi b M. BWV 1010, a través de su preludio, tiempos que, como sucede en sus Suites inglesas, resultan diferentes tanto en el estilo propiamente dicho como en su forma arquitectónica. Se desconoce la fecha de su composición pues no se conserva manuscrito autógrafo. A.Glazunov estará por su Canto de ministril Op. 71, escrito a comienzos de 1900 mientras se hallaba inmerso en obras de mayor enjundia como era el caso de sus colaboraciones a medias con Rimsky-Korsakov en la conclusión de óperas de sus colegas de generación, el llamado grupo de los Cinco, y que en ese caso se trataba de El Príncipe Igor de A. Borodin y las Danzas Polovtsinas. Beatriz Laborda González también se queda también con J.S.Bach a través del Preludio de su Suite nº 5 en do m. BWV 1011.
Pau Casals, en cierta forma, abrió camino en su lectura que después seguirán los Fournier o Tortelier, hasta desembocar en las corrientes historicistas. Antonio García González toma el Schumann de su Concierto para chelo y orquesta en la m. Op. 129, en un tiempo y en este tratamiento de solista con acompañamiento de piano. No se excedió en obras concertantes, siendo muy apreciadas las dedicadas al género camerístico y el lied.
Iago Domínguez Eiras dejará dos piezas, volviendo al concierto de Schumann pero en su segundo tiempo, que se presenta como Langsam, un Adagio con todas sus miras dirigidas al lied concediendo al chelo un extenso carácter intimista para ofrecer una aproximación afectuosa. Pietro A.Locatelli se apreciará en un movimiento de una de sus sonatas. El compositor bergamasco que fue alumno dilecto de A. Corelli, supo forjar su personalidad superando el peso de gran ilustre maestro.