El Correo Gallego

Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

{a toda vela }

FERNANDO PONTE

¡A la guerra en coche!

11.11.2015 
A- A+

Los diarios manuscritos de guerra del doctor Alsina –que ya tuve ocasión de citar en enero de 2014, en mi trabajo sobre Barcia Goyanes del Álbum da Ciencia do Consello da Cultura– salen en estos días, publicados, de la mano del siempre eficaz e inquieto Quique Alvarellos en edición de R. Gurriarán, con prólogo de L. Fernández. La cosa tiene su mérito, hay que felicitar a Ricardo, pues solamente transcribir la letra de D. Fernando ha debido dar un trabajo ímprobo.
Que unos cuantos señores talluditos se marchen a la guerra en coche particular,  tiene connotaciones berlanguianas. Si no se tratase de una aventura real en una guerra real y no cinematográfica, parecería una película de nuestro genial director. Pues bien, como tantas veces, la realidad supera a la ficción. Y eso, sin buscar escenarios exóticos,  sin apartarnos del vecindario de Santiago. A las seis treinta del día 10 de septiembre de 1936, el diario del Profesor Alsina González (1881-1952), breve alcalde de Santiago (1929-1930) y profesor de Patología quirúrgica de la Facultad de Medicina de la USC, comienza su andadura. Muchos de ellos eran médicos y todos destacados personajes de la vida compostelana que, no creemos descubrir nada nuevo, puede considerarse, sin temor a errar, que eran de derechas.
Bastantes tenían una edad considerable para participar en una contienda, el mismo Alsina contaba ya 55 años. En palabras de D. Fernando “forman la excursión” los Harguindey, Ricardo Bescansa, Juan Varela Gil, Felipe Gil, Miguel Pérez, Domingo Sánchez Guisande, López Sendón, Francisco Porto, Angel Martínez de la Riva y algún otro más. Es una magnífica oportunidad de conocer de primera mano montones de  sucesos de mayor o menor importancia.
Don Fernando entrevera la crónica bélica del día a día con los acontecimientos cotidianos de los lugares que van recorriendo. En primer lugar Astorga, donde tienen un pintoresco encuentro con el general Millán Astray. Luego León, Valladolid, etc. En fin, no les voy a pisar el argumento de la película, es la crónica trágica, aunque a veces no lo sea tanto, de primera mano, de un profesor universitario compostelano, sobre un enfrentamiento entre hermanos que ojalá nunca se vuelva a repetir.
Lo único que nos falta por ver es qué trato le da el responsable de la edición, fustigador habitual, en obras anteriores, de la Facultad de Medicina de entonces; según él, nido de endogamia y de caciquismo, desde su particular y discutible, como todos, punto de vista a personajes que militaron en el bando contrario de los que eran de su agrado.

El autor es doctor en Medicina