Galicia Hoxe Radio Obradoiro CorreoTV Terras de Santiago Anova multiconsulting
Google

Viernes 31.10.2014  | Actualizado 09.24 Hemeroteca web  |  RSS   RSS

Noticia 1 de 1 Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

{celtas sin filtro}

LUIS POUSA

El norte y el sur existen

CUANDO LA RETÓRICA vuela muy por encima de los hechos, la ley de gravitación deja en ridículo la palabra hueca y cohetera. Y es al caso, que en la pretendida fusión de las dos cajas de ahorros gallegas el norte y el sur existen. Esa y no otra es la realidad de partida. Negarla u ocultar es un error que conduce directamente al fracaso.

Es más, si sur y norte, si Caixanova y Caixa Galicia, no existieran, nada habría que intentar fusionar. Los orígenes de ambas entidades fue local y aunque las cosas han cambiado mucho en el negocio financiero y ellas mismas han ido dando pasos y tranformándose en organizaciones dotadas de estrategias expansionistas fuera y dentro de Galicia, los genes originarios están ahí y marcan su identidad con mejor o peor fortuna.

Esa huella biológica es innegable. Pero, además, no tiene sentido negarla. Como tampoco tiene sentido ocultar que las cajas se han ido configurando en torno a unos grupos de interés y a unos intereses concordantes o, al menos, no incordiantes con tales grupos de interés. Y dado que Caixa Galicia y Caixanova tienen sus sedes centrales en A Coruña y Vigo, respectivamente, nada menos coherente que sus poderes locales, empezando por los respectivos alcaldes, defiendan la centralidad de la institución en cada caso.

Se quiera o no, guste o no, es la propia biografía de las dos cajas, con sus compromisos y lealtades, la que da pie un conflicto de intereses. Pero no es insultando y, lo que es todavía peor, amenazando a quienes representan esos intereses como se va a conseguir un buen acuerdo.

En las acciones, que es lo que de verdad cuenta, la Xunta inició el proceso de fusión con una belicosa estrategia para imponerle al sur la hegemonía del norte. Esa arrogancia, hinchada por la soberbia de la victoria electoral, llevó al poder político a reformar la ley gallega de cajas en una dirección absolutamente intervencionista y que supone una confiscación parcial de las entidades, en perjuicio de sus dueños: los impositores. Es decir, de cientos de miles de ciudadanos.

Las tornas cambiaron cuando el Banco de España sugirió, tras haber analizado los estados contables de una y otra, que la iniciativa debería llevarla el sur.

Si las negociaciones están como están, no es porque Julio Fernández Gayoso exija ocho años más en activo, lo cual es falso. Lo relevante está en que los números de la fusión son bastante más duros de lo que ladinamente apuntaba la auditoría a la carta: habrá más despidos, más cierre de oficinas, más desinversiones, el crédito del FROB tendrá que ser bastante mayor, y la resultante será una caja más potente que Caixanova y Caixa Galicia por separado, pero significativamente menor a la suma de los dos, con una incidencia muy negativa en la obra social.

Es decir, con la fusión el mapa financiero gallego podrá situar a una caja entre las seis primeras de España, pero será más pequeño y reducirá el volumen de créditos a empresas y familias. Es así, al margen de que el norte y el sur existan. Las realidades se transforman reconociéndolas.

Escribe tu comentario

Para escribir tus comentarios en las noticias, necesitas ser usuario registrado. Si no lo eres regístrate ahora

1000 Caracteres disponibles

www.elcorreogallego.es no se hace responsable de las opiniones de los lectores y eliminará los comentarios considerados ofensivos o que vulneren la legalidad.

Grupo Correo Gallego
Ante cualquier duda, problema o comentario
en las páginas de El Correo Gallego envíe un
e-mail a info@elcorreogallego.es. Titularidad
y política de privacidad
. Política de Cookies
Auditoría Audiencia Sites
Titulares RSS