El Correo Gallego

Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

Leña al mono, que es de goma

DEMETRIO PELÁEZ

Policías desarmados en 'Fochancas city'

08.10.2017 
A- A+

Vivimos tiempos muy gilipollescos, y para colmo la imbecilidad no parece tener techo. La gilipollez general es ahora del tamaño del primo de Zumosol, pero todo indica que pronto alcanzará la corpulencia del Increíble Hulk, aquel tipo que multiplicaba su tamaño por cinco cuando le cabreaban más de la cuenta, y en un futuro no muy lejano se convertirá, seguro, en megapollez gracias a las raciones extra de cocido que le endilgan las huestes seudoprogres y populistas.

Los megatarugos, es decir, la élite de los necios, conforman ya una casta muy peculiar que lleva mucho tiempo encargándose de hacer calar ideas tan megapollescas como que el ejército no tiene por misión defender la integridad territorial de los países mediante el uso de la fuerza si es necesario, sino fabricar y repartir claveles con aroma pacifista entre los agresores, o que las fuerzas de seguridad del Estado no están para defender la legalidad y el orden público, sino para entablar amenos debates, siempre en un tono moderado y conciliador, con quienes creen tener derecho a saltarse todas las normas básicas de convivencia por el arco del triunfo.

Lo curioso y lo alarmante es que, gracias en buena parte a estos ideólogos parvularios, pertenecientes en su mayoría a grupos antisistema conformados por niñatos burgueses que juegan a ser malotes, España se ha llenado de supuestos pacifistas que en realidad lo único que pretenden es expandir el rechazo que sienten por las fuerzas que representan a la ley y el orden, conceptos que a su vez identifican con el fascismo y la represión democrática. Ahora solo habrá que ver si estos grandísimos necios, que últimamente se lo están pasando en grande insultando y acosando a los agentes policiales desplazados a Cataluña, logran contagiar con su torticero discurso a ciudades que, como Santiago, siempre han gozado de un altísimo nivel de seguridad y de baja criminalidad gracias a la labor desarrollada por las fuerzas represoras.

 

Artículo completo en El Correo Gallego (edición papel) y Orbyt