El Correo Gallego

Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

{RESEÑA MUSICAL}

RAMÓN G. BALADO

Alumnos de Thomas Piel en la Escuela Berenguela

02.04.2016 
A- A+

Concierto de alumnos del chelista Thomas Piel en la Escuela Berenguela-17 h.-, miembro de la RFG e integrante del Trío Cassadó y del grupo Vertixe Sonora en repertorios contemporáneos.  Formado en la Folkwang-Musikhochschule de Essen con Christoph Richter, tuvo también como maestro a M.Rostropovich  en el Folkwans Festival, quien posteriormente le incorporaría a la Ac. Orquestal de la Bayerischer Rundfunk. Es responsable de la docencia en esta escuela de la que tendremos buen ejemplo en la sesión de esta tarde. En principio, el chelista Manuel Lorenzo interpretará el  Preludio y la Zarabanda de la Suite en Do M. BWV 1009 de J.S.Bach, conjunto de obras en las que el auto utiliza todos los registros del instrumento cuidando el brillante virtuosismo que las convierte en ideario universal, convirtiéndose por ello en patrón a seguir y a desarrollar por los grandes especialistas, al tiempo que valdrán como modelo de madurez para cuanto intérprete pretenda alcanzar lo más significativo en su evolución.  Este chelista y la pianista ucraniana Alekxandra Totkalova, continuarán con la versión en transposición del Concierto para Violonchelo nº 1 Hob VII. 1 de J.Haydn, en su primer movimiento, obra que el maestro de la sinfonía y los cuartetos de cuerda, había pensado para Joseph Weigl, una respuesta en reconocimiento y agradecimiento a quien le había facilitado los avances más recientes en materia técnica del chelo. Se trataba en concreto de elementos relativos a la posición del arco y a la utilización del pulgar, permitiendo abarcar más de dos octavas sobre las cuatro cuerdas, además de agilidades hasta entonces imposibles.
Giussepe Valentini, conocido por el Straccioncino, estará por la Sonata para chelo y piano interpretada por David Otero y Alfonso González, un florentino que dejará huella en la historia precisamente en el campo de la música instrumental aunque sus datos biográficos resulten un tanto confusos. Se le relaciona estilísticamente con Arcangelo Corelli. También darán cuenta del Concierto para chelo y piano nº 1 en Mi b M. Op. 107 de D.Shostakovich en sus dos primeros movimientos y en esa transcripción a dúo. Obra en su conjunto de gran virtuosismo y espectacularidad propiciada en virtud de su homogeneidad estilística. Comienza precisamente en su movimiento de entrada con una de sus típicas marchas de intensa y rápida vivacidad.   Chopin en su corto catálogo camerístico estará por la Sonata para los dos instrumentos en sol m. Op. 65, en dos de sus tiempos. Una composición que conocería su estreno en su casa en 1847 en una consideración sentida hacia Delphine Potocka siendo la última creación que llegó a ver publicada en vida.  Manuel Lorenzo, chelo y Aleksandra, piano, cierran con la Sonata en mi m. Op.38 de J.Brahms, con el primer movimiento, Allegro ma non troppo, apreciado en su desarrollo por la sobriedad y claridad como elementos que le otorgan entidad. Tranchefort comenta que se pretende homenajear a un instrumento, el chelo, cuya sonoridad amplia y cálida, parece acorde con la expresión del autor.