El Correo Gallego

Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

{RESEÑA MUSICAL}

RAMÓN G. BALADO

La docencia de Alexander Gold en la Escuela Berenguela

09.04.2016 
A- A+

Concierto en invitación abierta para mañana en la Escuela Berenguela-13 h.- con cuatro de los alumnos de Alexander Gold y dentro de las actividades que cada cierto tiempo vienen repitiéndose con la doble intención de ponernos al día de la evolución de sus pupilos y la de familiarizarnos con ellos. Antón Figueroa, nos ofrecerá un par de obras comenzando por el Bela Bartok de la Sonatina Sz 55, obra popular entre los pianistas por la gracia desplegada en sus tres movimientos: Tocadores de gaita, Danza de los osos y Finale. El húngaro trata en composiciones como esta de mantener el equilibrio entre la inspiración puramente popular y el constante valor de lo que para él supuso el modelo del llamado folklore imaginario. La idea alcanzará un gran desarrollo en sus obras de mayor complejidad. El caso, por un decir, de la complejidad de sus obras orquestales a las que no será ajena esta Sonatina, que el autor orquestará en 1931, razón de más para admitir la querencia que por ella mostró durante su vida.  Aram Katchaturian se incluye  por su Tocata en Mi b M., también con excelente cartel entre quienes se aproximan a la personalidad de un músico que partiría de la escuela de Gliere y Vasilenko. En esta ocasión parece dejarse influir de las modas de su momento, marcadas por los impresionistas franceses.   Miguel Iglesias, parte de la Fantasía en re m. K. 397 de W.A. Mozart, pieza que para los Massin muestra un universo de subjetividad expresada de manera dramática. Todo un anticipo de lo que acabará resultando  la Fantasía K. 457. Destaca por su desarrollo melódico y armónico. Seguirá Brahms en los Cuatro Valses, en otro de sus acostumbrados aspectos gracias a la abundancia de ideas para lograr efectos fascinantes, dentro de un género en el que su autor conseguía eludir los tópicos manidos.
Los dos ucranianos que se añaden a esta sesión, son valores en alza desde que en esta Escuela se dieron a conocer en Octubre pasado y desde entonces  les seguimos por los abundantes colaboraciones, como las ofrecidas recientemente, en calidad de acompañantes o solistas, en el Ciclo de Novos Intérpretes. Aleksandra Totkalova, Shasha entre amigos, comenzará con La alborada del gracioso, del grupo Miroirs de M.Ravel, un regalo para D.Calvocoressi y cuyo título de apreciaciones simbolistas ya que lo irreal y lo sugestivo viene a ser una especie de leit-motiv.  Rachmaninov es verdadero capricho de esta pianista y más aún los Études-Tableaux, de los que escoge el nº 6 Allegro en la m., preciso por su viveza.  Su compañero Vitalii Barylick, opta precisamente por Rachmaninov y Chopin, del que nos dejará el Estudio Op 25, nº 12, en do m., obra temperamental y dramática, un estilo que este pianista domina con soberbia elocuencia. Los Études-Tableaux pero en este caso por el Nº 5 del Op. 39, Appassionato, en la órbita cercana al franco-polaco. Completa el Brahms de sus Variaciones sobre un tema de Paganini Op. 35, en su pugna por superar el virtuosismo manifiesto de la obra de referencia.