El Correo Gallego

Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

reseña musical

RAMÓN G. BALADO

Opúsculos del IX Via Stellae

17.07.2014 
A- A+

El aniversario de la visita a Compostela de San Francisco de Asís fue argumento cardinal en el transcurso del IX Via Stellae, comenzando en el concierto de apertura con Resonet en su programa Povero Pellegrin para encumbrase casi en el final con la Misa para la fiesta de San Francisco de Asís ofrecida por el coro Vox Stellae que dirige Luís Martínez, grupo que nos puso en antecedentes de solvencia con la Misa en Sol a Santiago de A. Tucapsky. Como formación sentaron pues credenciales muy fiables y la misa ofrecida no deja lugar a dudas: En lo fundamental, los cinco tiempos de la Missa sexti toni, obra rescatada del anonimato y con un extasiante Credo, en un entramado que  completaron las partes gregorianas tomadas de Palestrina, T.Graziani o F.Guerrero.  Magnetismo embriagador el de Anonymus 4, legatarias de Hildegard von Bingen desde el bajo Medievo hasta las proximidades de nuestras latitudes- el tropo Gratulantes celebremus festum de su Miracles de Santiago-, villancicos ingleses, motetes, antífonas, monodias a solo y polifonías a voces varias.  La soprano Roberta Invernizzi, es voz que nos seduce por su aparente espontaneidad con una claridad expositiva ajena a todo amaneramiento rebuscado. Con ella, el archilaudista y tiorbista Graig Marchitelli, y a fe que sus emparejamientos artísticos resultan loables. La bella più bella, reclamo de un programa que fue desde Monteverdi a Caccini o D´India. También Marchitelli daría trato propio a las piezas de Merula y Kapsberger. La recordamos casi como si hubiese sido ayer en el V Via Stellae con Manuel Vilas –arpa doppia- en un ramillete de parecidas lisonjas: L´Isola amorosa: madrigales y canciones del Seiscientos italiano.  Manuel Vilas tan puntilloso en la elaboración de sus programas, concluyó la sexta entrega del Manuscrito Guerra secundado por la mezzo Lidia Vinyes Curtis, una cantante con credenciales aseguradas por sus aportaciones con G.Garrido o M.Gester. La mezzo muestra conocimiento y amplio de estilos en los dominios de los llamados tonos humanos y divinos, ampliando a sus dotes de actriz tal cual mostró con Que piedad ni que favor de J.Hidalgo.
Tricentenario de C.P.E.Bach codo con codo con G.P.Telemann para Il Fondamento de Pau  Dombrecht. Programa a medida con un par de suites, un concierto para chelo oficiando como solista R. Dieltiens y una sinfonía del homenajeado. Un aleteo en el ambiente de las tafelmusik cortesanas que venían de lo más idóneo.  Sorpresa con un instrumento recuperado de los anaqueles del olvido: el violoncello da spalla. Sergey Malov, aguerrido y voraz, se acompañó por el clavecinista F. Birsak para unas canónicas 12 variaciones sobre la folía de España de C.P.E.Bach. En su desenvoltura, el curioso instrumento pierde en la disputa con la tersura de la gamba y la densidad del chelo.  Germán Díaz, otro arriesgado, puso su nota humorística con la lira organizatta, instrumento híbrido, para ceder una serie de piezas entretenidas junto a D.J. Herrington.