El Correo Gallego

Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

{RESEÑA MUSICAL}

RAMÓN G. BALADO

Thomas Piel y su escuela de chelistas

22.11.2014 
A- A+

Jornadas intensas en la Escuela Berenguela tras la sesión de ayer en el concierto dedicado en honor a Sta Cecilia, encabezado por una leyenda del siempre estrafalario Erik Satie: Los músicos fueron elegidos para captar toda la magia del día y la noche, la tierra y el cielo. Solo ellos pueden revivir su atmósfera y su permanente latido.  Esta tarde y en la propia escuela-19 h.-, se nos invita a un concierto que nos ofrecerán cuatro de los alumnos del chelista Thomas Piel, a quien conocemos bien por ser uno de los tres pilares del Trío Cassadó al que estamos siguiendo en el ciclo dedicado a los tríos de Beethoven, que incorpora algún otro compositor elegido por ellos. Para distintos acompañamiento tendremos a la pianista Emmanuelle Janisz.  Pablo Teijeiro, incluye dos obras en su programa, un tiempo del Concierto en Re M. de J.Baptiste S. Breval, miembro que había sido de los Concert Spirituel y de la O. de la Opera. Su fama le llegaría con todo precisamente por sus labores docentes y por la cantidad de obras que dejó para el chelo. Otra idea vendrá por F.Mendelssohn por su Canción sin palabras Op. 109. El músico que descubrió en su momento la obra un tanto postergada de J.S.Bach, adquiere dentro de este estilo una idea de la libertad en su labor cotidiana por lo que supondrá una irrupción definitiva en el Romanticismo con todas sus credenciales. La plasmación tendrá su mejor expresión en la serie de sus cuadernos tan apreciados y que son el grupo de sus Lied ohne Worte.   Camille Saint-Saëns se llevará la palma precisamente por tres de sus obras de las que los alumnos tomaron muestras.   Alexandra Fisher se decide por una de sus páginas más universalmente aceptadas. En concreto de El carnaval de los animales, su gran fantasía zoológica, El cisne. El autor, hombre de buen talante y excelente humor, decía de la pieza que era una noble tontería. El violonchelo canta lánguido y patético a la vez, sobre una armonía vaporosa. Aunque estamos ante una obra orquestal, nos quedamos con la sencillez de esta lectura.   Pablo Teijeiro, vuelve también con el Saint-Saëns del Allegro appasionato Op. 43, una composición para el instrumento con acompañamiento de piano dedicado e J.Lasserre para ser estrenado en la Sociète Nationale en febrero de 1874. Un barroco  puesto de actualidad por el primer movimiento del Concierto en do m. de J.S.Bach. Siempre impone la presencia del músico que fue la autoridad por excelencia en toda época sin perder un ápice de su vigencia.   Manuel Lorenzo entrega otro Saint-Saëns gracias a su Concierto nº 1 para chelo  en la m. Op. 33, cuya primera ejecución se hizo en París en 1875.