El Correo Gallego

Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

{ con cerebro }

SUSANA MARTÍNEZ-CONDE

Encuentro de científicos

20.09.2015 
A- A+

ESTA semana se está celebrando el primer encuentro de la asociación Ecusa (Españoles Científicos en USA) en la Universidad de Georgetown, en Washington DC. Ecusa, fruto de la visión de nueve científicos de formación, vio la luz en marzo de 2014, con una meta simple y la vez compleja: conectar a la comunidad de científicos españoles en EEUU. Desde su reciente formación, Ecusa ha crecido exponencialmente, y cuenta hoy con más de seiscientos miembros y cinco delegaciones regionales: Boston, Nueva York, Washington DC, California, y MidWest.

Tan rápida expansión sin duda indica que esta joven asociación no solo llena un importante vacío en el panorama científico español, sino que además proporciona un vehículo muy deseado de vínculo entre científicos de procedencia española, que por diversas circunstancias están desarrollando sus carreras en EEUU. Este primer encuentro ha contado con dos invitados de lujo: Sus Majestades los reyes Felipe y Letizia, quienes asistieron al acto inaugural celebrado el 16 de Septiembre, durante la primera visita oficial del rey a EEUU.

Otros participantes de importancia han sido la secretaria de estado de I+D+i, Carmen Vela, el director general de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt), Jose Ignacio Fernández, y el profesor Jordi Garcés, quien ocupa la cátedra Príncipe de Asturias en la Universidad de Georgetown. El profesor Garcés moderó la mesa redonda que dio inicio al encuentro, sobre el estado de la ciencia española en el mundo.

Tuve el honor de participar en este primer conversatorio junto a tres ilustres invitados: Valentín Fuster, director del centro médico Mount Sinai de Nueva York, Josep Baselga, director del Memorial Sloan de Nueva York, y Emilio Castilla, catedrático del Massachusetts Institute of Technology (MIT). La discusión se centró en cómo establecer y fortalecer puentes académicos entre España y EEUU, y reiteró la importancia de considerar la investigación como un esfuerzo global que transciende nacionalidades. El rey Felipe VI, que cursó un máster en Relaciones Institucionales en la propia Universidad de Georgetwon entre 1993 y 1995, insistió en este mensaje, afirmando durante su discurso que la ciencia española no solo es ciencia hecha en España, sino desarrollada por científicos españoles dondequiera que se encuentren.

Aunque puede que no todos compartan esta definición, debemos reconocer que los investigadores que nos encontramos fuera de España, tras habernos formado al menos en parte en universidades españolas, mantenemos, si no ya una deuda intelectual, por lo menos un cordón umbilical que nos sigue conectando con nuestro origen embrionario como científicos, y que la mayoría de nosotros, al margen de donde nos lleven nuestras investigaciones, no deseamos nunca cortar del todo.

Neurocientífica y catedrática de Oftalmología en la State University of New York