Noticia 14 de 17 noticia anterior de Firmas Opinión » Firmas

firma invitada

CLEMENTE FERRER ROSELLÓ PERIODISTA

Degradación del lenguaje

A- A+

De manera más o menos consciente estamos expuestos a un sistemático bombardeo de la publicidad. Los españoles visionamos la televisión unos diez minutos cada hora. Este tiempo representa una media de más de cuarenta mil anuncios anuales. Con todo esto se puede afirmar el increíble poder de la publicidad, la gran repercusión potencial que alcanzan las campañas publicitarias. De ahí que la publicidad pueda ser entendida como el quinto poder.

El receptor sufre un impacto notable por los modos en que está realizada esa publicidad. Un caso muy concreto es el del lenguaje. Los creativos publicitarios buscan una llamada de atención, y no reparan en medios para conseguirla. Las palabras utilizadas no se corresponde con el lenguaje correcto. El solecismo -la agresión a la sintaxis o a la pureza del idioma- se repite causando una lenta degradación. Urge una defensa del lenguaje y la creación de una normativa para que los anuncios se ajusten a una corrección idiomática y que el mensaje publicitario se ajuste a una norma que sirva de pauta y de modelo para todos aquellos que elaboran las campañas de publicidad.