El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

desde otra ventana

RAMÓN BALTAR

Asignatura pendiente

13.10.2017 
A- A+

LA fórmula acordada en la Transición para reconocer las aspiraciones de Cataluña al autogobierno estaba abocada al fracaso. La movida secesionista lo corrobora.

El pacto entre los nacionales y los nacionalistas tenía una tara: no fue fruto de una negociación entre iguales, sino de una concesión forzada de aquellos a estos vestida de reconciliación. Pacto que se quiso devaluar decretando el café autonómico para todos primero y luego con las rebajas competenciales tras el aviso armado del tejerazo.

Las partes consensuantes encontraron motivos para mantener la ficción: los gobiernos centrales se aseguraban la asistencia parlamentaria de los catalanes, que sacaban su tajada por dársela. A ambas aprovechaba más el trapicheo bilateral que desarrollar el Senado como Cámara de representación territorial, donde habría que negociar con todos a la vez.

Pero el matrimonio de conveniencia entre nacionalismos excluyentes no podía durar mucho, porque las fuerzas del mismo signo se rechazan. El empecinamiento, la negligencia y la deslealtad institucional han llevado el desencuentro a un punto de ruptura imposible de recuperar.

Todo parece indicar que después del 1-O no habrá vencedores y vencidos, solamente perdedores. Pueden estar orgullosos de su obra los autores del desaguisado.

Profesor titular de Latín