El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

tribuna libre

BENIGNO VARELA AUTRÁN

Del 23-F al 1-O

14.09.2017 
A- A+

AUN cuando, ciertamente, no resulten equiparables el levantamiento militar producido en España el 23 de febrero de 1981 y el referéndum nacionalista que se prepara en Cataluña para el próximo día 1 de octubre de este año, sin embargo, hay algo que los identifica en cuanto uno y otro tienden a alterar la normalidad jurídica que el pueblo español se dio asimismo con la Constitución del 27 de diciembre de 1978.

La asonada militar de 1981 intentó, aunque sin éxito por fortuna, restablecer los principios del régimen dictatorial que había implantado el franquismo, pretendiendo anular los postulados propios del Estado social y democrático de Derecho que los españoles se habían dado como forma de convivencia política.

El referéndum que, ahora, se prepara en Cataluña para decidir la plena separación e independencia de esa comunidad autónoma de la única Nación española existente reviste, asimismo, las características de una rebelión contra el orden constitucional legalmente establecido y merece ya, como es obvio, la respuesta firme y contundente del Gobierno de España que, tal vez, haya esperado demasiado tiempo para darla.

La pretendida imposición de la voluntad ciudadana sobre el ordenamiento jurídico ya existente y en vigor, pese a la legitimación democrática de la que se le quiere revestir, carece de toda virtualidad para producir un cambio en las normas que han de regir la convivencia política, máxime cuando, según las encuestas de opinión elaboradas, la mayoría de los ciudadanos catalanes no estarían a favor de la secesión de España.

Se ha llegado, pues, a una situación límite en la que no cabe, sino, actuar todos los mecanismos legales que el Estado de Derecho proporciona a fin de que el orden jurídico se mantenga y restablezca en cuanto haya sido violado en esa parte del territorio nacional.

Magistrado del Tribunal Supremo jubilado