El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

crónica personal

PILAR CERNUDA

Empecinado

18.05.2018 
A- A+

AQUÍ no hay quien se apee de sus convicciones. Torra asume la presidencia de la Generalitat en un acto impropio de quien va a gobernar una comunidad autónoma de la máxima relevancia, Rivera se empecina en marcar distancia con Rajoy y con Sánchez, y tanto el presidente de gobierno como el líder de la oposición se mantienen en su línea de cumplir estrictamente lo que se aprobó en el Senado sobre el 155 y, después, decidir sobre su reactivación en función de lo que haga Torra.

El acto de toma de posesión fue un despropósito, no convenció nadie. A los independentistas, por su falta de solemnidad. A los constitucionalistas, por la ausencia de bandera española, y de respeto a la Constitución. No acudió ningún miembro del Gobierno central, al no desear Torra su presencia decidieron no acudir para no echar más leña al fuego. Cada uno se empecina en sus posiciones y la cosa puede derivar en una confrontación de imprevisibles consecuencias. La más grave, la de Torra con el Estado. La menos importante, la de Rivera con sus supuestos compañeros de constitucionalismo.

Rivera no se mueve un milímetro. Por convicción, seguro, pero también porque sabe que su mensaje respecto a Cataluña entusiasma a los desentusiasmados del PP y del PSOE. No le importa tergiversar las actuaciones que han tenido Gobierno y PSOE, con su decisión inequívoca de activar el 155 en cuanto Torra tome una decisión ilegal. Están obligados a desactivarlo en cuanto haya nuevo gobierno en Cataluña, pero eso no lo dice Rivera porque a sus incondicionales no les gusta oírlo. El líder de Ciudadanos sabe qué teclas debe tocar para presentarse como el líder indiscutible de la defensa de España mientras los otros se amilanan ante los independentistas. Ese mensaje es el que le funciona.

Acudió a Moncloa con su estrategia marcada y no se la va a cambiar un presidente del Gobierno al que da por amortizado y pretende sustituir. Sus declaraciones abundan en esa idea, cortas pero contundentes. Lo de menos es que no se correspondan con la realidad, suenan bien. "Si tuviera que elegir entre contentar a los nacionalistas o contentar a España elegiría lo segundo". ¿Piensa de verdad que Rajoy y Sánchez contentan a los nacionalistas? "Cataluña es parte de España y no vamos a salir corriendo", "Hay que estar a la altura de las circunstancias". "Rajoy no tiene previsto actuar y poner en marcha el 155" ... Esta última afirmación no la comparte ni Arrimadas, que ha acusado a Torra de provocar la activación de 155.

Vienen tiempos malos, no vale engañarse. Con un presidente catalán abundando en la ilegalidad, y la ruptura del bloque constitucionalista. A no ser que arregle Arrimadas lo que desarregla Rivera, que podría suceder.

Periodista