El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

RESEÑA MUSICAL

RAMÓN G. BALADO

Ernesto Díaz Vera (violín) y Eriko Ishimoto (piano), en la “Escola Berenguela”

02.12.2017 
A- A+

Concierto en la “Escola Berenguela” con entrada libre-19 h.-, a cargo de los profesores Ernesto Díaz Vera y Eriko Ishimoto que nos ofrecen en adaptación el “Concierto para violín en Sol M. nº 4” de F.J.Haydn y el “Concierto para violín en Re m.” de F.Mendelssohn. Ernesto estudió en Cuba en la “Escuela Olga Alonso” con Vladimir Morales y con Valerí Chebliakov, antes de pasar a la “Escuela Nacional de La Habana” con J.M.Fernández y a la “Superior de Arte” con Alfredo Muñoz. En el aspecto docente, ejerció en el “Conservatorio Adolfo Guzmán” de La Habana, en la “Escola Profesional” de Viana do Castelo y desde 2000 enseña en la “Escola Amadeus” de Vigo. Eriko, comenzó en Japón con H.Hayashi para seguir en la “Ac. Ferenz Liszt” de Budapest, en donde siguió la escuela de G.Nádor. En el “Groninger Conservatory” de La Haya, se diplomó con Alexander Gold Makarov. Entre sus premios: un Segundo de Tokio; un diploma del “Concurso Int. Città di Mazara del Vallo” y una mención “The Highest Place as a Pianist” en el “Concurso F.M. Classics” de Amsterdam o un Primero del “Schubert Viotti- Valsesia” y un tercero del “A.M.A. Calabria. Ambos son profesores en la “Escola Berenguela”.

Haydn en sus conciertos para violín que siempre han tenido sus dudas y que se aceptan como propios cuatro, entre los que se admite el “Concierto en Sol M.”, quedándose el resto de otros aparecidos en el catálogo de Hoboken como obras previsiblemente de Jan Stamic, Giovanni Mane Giornovichi, Christian Cannabish y dos de su hermano, Michael. Ni en el “Entwurf-Katalog” ni en el “Haydn Verzeinich”, figura el concierto que se nos ofrece, conocido definitivamente por la edición de Breitkopf de 1909, a partir incluso de fuentes inciertas. Se resuelve en tres tiempos y no disimula sus dependencias de la tradición del barroco austríaco, además de que parece ser escrito antes de 1761. Técnicamente es más sencillo que los otros, reduciéndose la orquesta solamente a las cuerdas. En resumen y por tendencia, resulta más austríaco que italiano.

Dos de sus movimientos, el “Allegro moderato” y el “Adagio”, se escucharán con las cadencias de Giuliano Camignola, violinista nacido en 1951, alumno de Nathan Milstein, y Franco Giuli, en la “Ac. Chigliana de Siena”, además de ampliar con Henryk Szeering en el Conservatorio de Ginebra. Cuenta con una dilatada experiencia profesional por sus colaboraciones con grupos de primera línea, desde la “O. Barroca de Venezia” de Andrea Marcon a “I Sonatori della Giogiosa Marca” . También, en otros ámbitos, trabajó con Claudio Abbado y Eliahu Inbal. Dispone de tres instrumentos: un “Johannes Forenus” de 1739; un “Stradivarius Baillot”, de 1732, una atención de la “Fondazione Cassa di Risparmio in Bologna” y un “Pietro Guarneri” de 1733, que usa especialmente para repertorios del clasicismo y del romanticismo.

F.Mendelssohn con su “Concierto en Re m.”, al que tardíamente daría vida Yehudi Menuhin en 1952,, una obra recuperada del olvido y que no soportaba la importancia concedida al “Concierto en Mi M. Op. 64”, y es una obra juvenil de 1822 que guarda elementos en común con los de la tradición barroca de Johann Sebastian Bach. Destaca por su atractivo el segundo movimiento “Andante en Re M.” por su talante íntimo y elegíaco. La escritura de la parte violinística nos ayuda a comprender el inmenso talento del compositor en su condición de instrumentista. Mendelssohn, en todo momento, supo ser un creador pictórico no solo por su innata condición, sino también porque su mente potenciaba evocaciones de paisajes, atmósferas y climas, gracias a la facilidad con la que sabía fabular.