Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

{los pasos contados}

ALFONSO VILLAGÓMEZ

La ideología conservadora

04.11.2010 
A- A+

NO PUEDEN caber dudas de que el PP es una fuerza política conservadora, ni de la buena preparación intelectual de su presidente. Mariano Rajoy, en una extraordinaria entrevista en El País, ha revelado algunas de las líneas maestras de su -quizá más que probable- Gobierno después de las elecciones generales de 2012. Lo más sorprendente de las ideas expuestas por Rajoy ha sido ese reclamo al ejemplo de las duras medidas emprendidas por el primer ministro conservador Cameron, y su traslación a nuestra mermada economía pública, mucho antes de que podamos comprobar su grado de éxito en Gran Bretaña.

La ideología conservadora sostiene que la ausencia de pago por la prestación de servicios públicos distorsiona su eficiencia al no percibir los ciudadanos una información suficiente sobre el cumplimiento de los fines públicos. Estos no serían los que la gente quiere, sino lo que quieren los expertos y los funcionarios. Por esta razón, los partidos conservadores afirman que si los cargos públicos no saben lo que quiere el ciudadano habrá que dejar en manos del mercado la consecución de los objetivos.

El problema es que no siempre el mercado está en condiciones de garantizar la prestación de los servicios sociales (educación, sanidad o las pensiones) en condiciones de igualdad, más allá de la rentabilidad que siempre busca; una insuficiencia que se tiene que compensar con la expansión solidaria del gasto publico, desde la perspectiva de los que no somos conservadores. Y tampoco deja de sorprender que Rajoy apunte un conjunto de propuestas sobre reducción de impuestos y del déficit, de supresión de empresas publicas, de exaltación de lo privado y de la autorregulación de los mercados que, como es sabido, han sido, en gran parte, los causantes de la crisis mundial.

a.villagomezcebrian@gmail.com