El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

JOSÉ DE CORA

Campaña de invierno

07.12.2017 
A- A+

EN una nueva paradoja del desatino, se nos anuncia que Cataluña entra en campaña. ¿Cómo? ¡Pero si lleva casi cuarenta años en ella!

Cataluña es la campaña, como el Colorado es el cañón y las Marianas es la fosa. Lo es desde antes de que Tarradellas exprese sus desconfianzas ante las maniobras que su sucesor, ese médico enredante y ambicioso, encabeza.

Tarradellas escribe una histórica, lúcida y trascendental carta a aquel periodista riojano llamado Horacio Sáenz Guerrero, que dirigió 14 años La Vanguardia y que estuvo toda su vida vinculado a ella.

Allí le dice que con la toma de posesión de Jordi Pujol "se había roto una etapa que había comenzado con esplendor, confianza e ilusión el 24 de octubre de 1977, y que tenía el presentimiento de que iba a iniciarse otra que nos conduciría a la ruptura de los vínculos de comprensión, buen entendimiento y acuerdos constantes que durante el mandato habían existido entre Cataluña y el Gobierno de España".

El tiempo le ha dado la razón a Tarradellas, el hombre más deseado en los años preconstitucionales y el más olvidado en los siguientes. Pero para que su trágica profecía se hiciese realidad tenía que mediar una gran campaña que retorciese la mirada de aquellos que lo saludaban alborozados cuando grita desde el balcón de Sant Jaume: "Ciutadans de Catalunya, ja sóc aquí!"

Esa campaña es la que iniciaba el pérfido Pujol, que Tarradellas ve con total claridad y el resto de España, no. Entonces acusa a la megalomanía y la ambición personal de algunos. Y hoy, treinta y siete años después, tendría que repetir las mismas palabras porque nada ha variado su diagnóstico.

Por eso cuando se anuncia que Cataluña ha entrado en campaña, lo primero que se te ocurre es preguntar:

- ¡Ah! ¿Pero alguna vez había salido?

Periodista