El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

JULIO GONZÁLEZ PUENTE

Se llevó la canción

15.06.2018 
A- A+

LEÓN Felipe, el desgarrado poeta del éxodo y el llanto, le decía al hermano que quedaba en la casa familiar cómo iba a recoger las cosechas y encender el fuego si él se llevaba la canción. En estos días también con ella se ha llevado la canción, todas las canciones de una vida, María Dolores Pradera. Se va al Olimpo donde la esperan las grandes damas de la música: Mercedes Sosa, Chavela Vargas, Édith Piaf, Amália Rodrigues o la Niña de los Peines.

María Dolores Pradera, en rigor, no era una cantante, sino algo más: una actriz que dominaba el escenario y recitaba, o más bien musitaba, una música incomparable. Era una señora en todo el amplio sentido de la palabra. Varias generaciones se han sentido confortadas con su música. La flor de la canela es una especie de himno a las buenas maneras y al buen gusto. Nietzsche nos dejó esta genuina boutade: "la vida sin música sería un error, por lo menos". Y nos hemos quedado sin la música, con esa concatenación de silencios que hablan. Tardaremos en olvidarla, porque no puede olvidarse lo que está metido en lo más íntimo de nuestras vidas. Nos ha dejado, pero vivirá siempre en el recuerdo.

Exsecretario de Ayuntamiento