El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

{ celtas sin filtro }

LUIS POUSA

El modo de crecer

19.05.2017 
A- A+

UNA forma de definir la economía es como un flujo circular entre empresas y familias, en el que los bienes y servicios que se trasladan a lo largo de todo el circuito constituyen el denominado Producto Interior Bruto (PIB). Para calcular el PIB se incluyen los bienes finales: aquellos que están destinados al consumo final, por tanto, que no son intermedios, y, por lo mismo, que permiten que no se cuenten varias veces.
Estos días hay un debate en Galicia sobre si las previsiones de crecimiento de la economía gallega deben ser revisadas al alza en una proporción significativa o moderada. El debate va tomando un sesgo político, pues si bien es cierto que algunos servicios de estudios, como por ejemplo FUNCAS, han retocado sus cálculos para situar en el 2,9 por ciento el PIB de Galicia en 2017 –cuando pocos meses atrás se barajaban porcentajes de casi cinco décimas por debajo–, el presidente de la Xunta entiende que el pronóstico oficial (2,5 %) quedó corto y conviene elevarlo.
Aparte del aspecto cuantitativo, lo que está detrás de esta revisión es el prurito de poder mostrar con datos estadísticos que la economía gallega camina por la senda de la convergencia con la economía española en al cómputo del PIB anual. Algo que hasta fechas muy recientes no se había conseguido: el PIB estatal iba por delante del PIB gallego y todavía va en términos acumulativos, pero ahora Galicia corre a la misma velocidad e incluso a una velocidad ligeramente superior a la media española (en torno al 3 por ciento), por lo que, al menos, no perderá distancia respecto a esta y, si las cosas no se tuercen, podría reducirla entre las dos. Con lo cual pasaría de divergir a converger.
Sin embargo, el modo de crecer de Galicia no está apoyado en una mejora ostensible y comparativa de la productividad y la competitividad. Y eso no garantiza un crecimiento sostenible; por el contrario, existe el serio riesgo de que esté circulando por el mismo camino, equivocado, que le condujo a la Gran Recesión.
En el largo plazo, los problemas están identificados con la falta de varios recursos. El primero, la pérdida de población activa, causada por la caída de la tasa de fecundidad y porque la mayor parte del capital humano generado emigra. Solucionar este problema estructural requiere tiempo y varias medidas. Entre otras, elevar los salarios, reducir el paro, aumentar el tamaño de las empresas, unas especialidades productivas de mayor valor añadido, etc. Y es ahí donde más se echan en falta políticas adecuadas.
Periodista