El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

JOSÉ DE CORA

La pela

07.10.2017 
A- A+

EL debate de hoy es saber si La Caixa, Sabadell y los demás se van, se van un poquito o no se van. Un economista responderá al dilema diciendo que puede haber de todo y acertará. Es posible que alguno mantenga las maromas en amarre para no perder ventajas, que otro se desligue de cuerpo y alma fiscal, y que un tercero lo haga solo como medida precautoria. Pero lo que puede responder el economista sin riesgo a equivocarse, o el pastelero, el médico, el taxista, Agamenón y su porquero, es que se mueven por el terror que les infunde Puigdemont, la CUP y la catadura económica del profesor de historia Oriol Junqueras. Ni siquiera se puede decir que el coco sea la independencia.

La pela es sensible en cualquier parte del mundo, pero en Cataluña, algo más; no en vano allí nace el sabio y redondo aforismo, sin resquicio para la equivocación ni la duda, según el cual, la pela es la pela, cuya exacta traducción no hará falta subrayar. El caso es que con muchas maletas, con pocas o con todas, empresas emblemáticas optan por dar la espalda a los puigdemones y decir al mundo entero que lo suyo no tiene ni pies, ni cabeza. Han demostrado ser unos grandes estrategas del golpismo, pero nada más. Dan un miedo terrible y ante cualquier eventualidad los dueños del dinero o la industria optan por protegerse, porque ya en lo mínimo que han intentado legislar se les ha visto la patita intervencionista, que es lo que les gusta y para lo único que valen. Lo asombroso es que una sociedad emprendedora como la catalana haya podido arrojarse en brazos de sus opuestos. Y entonces, para explicarlo, es cuando hay que recurrir a los pujoles.

Periodista