El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

RESEÑA MUSICAL

RAMÓN G. BALADO

Gonçalo de Baena, argumento para el organista Bruno Forst

16.02.2018 
A- A+

La Igrexa da Universidade nos invita al concierto que el organista Bruno Forst dedicará a la figura de del organista del XVI, bajo el título “Gonçalo de Baena: Arte novamente inventada para aprender a tanger”-20´00h- entre piezas de diversos compositores y con atención destacada al entorno familiar de los Baena, además de una charla complementaria. Bruno Forst, uno de nuestros habituales en ciclos, es un intérprete que tuvo como principal maestro a Francis Chapelet, al que dedicó precisamente el trabajo auspiciado por el “Consorcio” y dedicado monográficamente a quien fuera maestro de capilla de la Catedral, Melchor López, con motivo del “800 Aniversario” del templo. Fue organista de la iglesia de San Bruno de Burdeos, además de acompañar a primeras orquestas sinfónicas. Acompañó al coro profesional “Madrigal de Bordeaux” y desde 1996 reside en Valladolid, como titular de la plaza de la iglesia de San Andrés y colaborador de la “O. de Castilla y León”. Fue continuista en óperas como “Orfeo ed Euridice” de Gluck, dirigida por Josep Pons. Dirige agrupaciones corales e instrumentales: “Rosasolis”, la “Capilla de Extravagantes” y aquí le tuvimos compartiendo iniciativas con la “Capella Compostelana”, el “Orfeón Terra a Nosa” o ciclos que dejaron memoria: “Música Antigua del Curso de Verano”, el “Compostela Órganum Festival”- una propuesta de la “Escola Berenguela”-, “Camino de Santiago: Cánticos, Cantigas e Cantos”.

Fue el organista encargado del concierto inaugural del órgano de As Ánimas, tras su restauración, en el que tuvo como acompañantes a los hermanos Vázquez García: la soprano Rosa y el contratenor Ramón. Otra mención por unas interesantes “VIII Jornadas de Órgano, celebradas en San Miguel dos Agros, en las que además de los conciertos, se nos ofrecieron una serie de conferencias, que clausuraron Fernando Reyes Ferrón, director de “Resonet” y Enrique Jiménez Gómez- nuestro añorado Secretario de los “Cursos U.I. de Música en Compostela”-, que dedicaría su charla a “Los colores del órgano”. En esta línea, figura igualmente su participación en otro ciclo seguido en la Igrexa da Universidade, en el que su temática se tituló “O órgano e a súa historia: Repertorio europeo dos séculos XVI ó XVIII”

El concierto de esta tarde es un avance de la próxima publicación de un cd y un libro dedicado Gonçalo de Baena, por lo que el programa ofrecerá dos obras de la familia Baena, arropados por un “Pange Lingua” de Joâo de Badajoz; “In pace in idipsum” y “Bendictus”, de Josquin des Pres; “Hélas que pourra devenir mon coeur”, de Firmin Caron; “Motete del ciego”, de Alexander Agricola; “Clamabat autem mulier cananea”, de Pedro de Escobar; “Unica es Columba mea”, de Francisco de Peñalosa; un anónimo que se anuncia como “Contrapunto sobre Jesu nostra redemtio; “In diebus illis”, de Cristóbal de Morales, “Deposuit potentes”, de Juan García Basurto y de los Baena, de Gonçalo: “Si dedero” y “Ave María Stella”, para completar Antonio con “Benedictus”, “Kyrie de 6º tono” y “Agnus Dei (Misa fa-re-mi-re”.

Gonçalo de Baena, compositor del XVI, recibió su formación en Castilla, aunque vivió en Portugal la mayor parte de su vida, unos cincuenta años. Posiblemente era el intérprete de tecla y de su importancia dará fe su “Arte nouvamente inuentada para aprender a tanger” (Lisboa: Germa Galharde 1540). Se trata de un volumen de música en tablatura para tecla que constituye la fuente más antigua conocida de la música de tecla de la Península Ibérica y uno de los escasos ejemplares impresos de la primera mitad del Siglo XVI. Solo se tiene noticia de un ejemplar conservado en la Biblioteca del Palacio Real de Madrid. La obra está dedicada el Rey portugués Joâo III y según consta en un documento, la licencia de la impresión fue obtenida en junio de 1536. Su sistema de tablatura utiliza letras colocadas sobre cinco línea subdivididas verticalmente. Es un sistema fácil, aunque con limitaciones, lo que podría explicar parcialmente el que no se adaptara este sistema de notación en épocas posteriores.